Columnistas

Cambiar de canal

Deberíamos dejar nuestro cómodo sillón del no me importa y atrevernos a proponer soluciones

La Razón / Raúl Pérez Albrecht

00:03 / 12 de enero de 2012

En Bolivia diariamente nos sentimos disconformes por los diversos aspectos que hacen a nuestra vida diaria: empleo, ingresos, salud, seguridad, derechos, limpieza, todos estos aspectos los percibimos en un estado de crisis permanente con mayor o menor intensidad desde el ciudadano urbano hasta el comunario indígena, campesino, intercultural de nuestro país.

En general, nos hemos acostumbrado a atribuir todos los males y crisis existentes a los diferentes gobiernos que elegimos sean éstos de corte neoliberal o socialista. Por su parte, la respuesta de los líderes de turno es echar la culpa a sus antecesores o a pasadas gestiones por todos los problemas latentes e irresueltos de nuestra nación.

Esta percepción de disconformidad nacional desata una reacción en cadena que pasa desde el gobierno nacional, departamental, municipal, indígena hasta llegar a los diversos hogares bolivianos. Cada uno desde su posición repite de manera instintiva el ciclo de la crisis y es desde ahí que cada quien desde su perspectiva la trata de justificar a partir de buscar culpables.

El resultado de todo este ejercicio diario ha generado el efecto Tom & Jerry, fenómeno que explica el constante desgaste de la oposición y el oficialismo de todos los tiempos, haciendo que el público haya perdido la sensibilidad a los tremendos golpes que se dan unos y otros, y que nos induce a creer que tenemos líderes de caricatura que poco o nada pueden hacer con nuestros serios problemas.

Este efecto nos ha aletargado, nos hemos vuelto televidentes de una serie de televisión donde sólo nos queda reír o llorar de los capítulos más absurdos que nos brinda la política nacional y sus actores. El telediario con tres entregas cotidianas nos ha hecho temerosos y nos aleja de la posibilidad que nosotros podemos cambiar la historia a partir de nuestro ejercicio ciudadano y control social. En este sentido debemos dejar de ser los televidentes de la repetida serie nacional y convertirnos en guionistas de los nuevos capítulos de nuestra vida.

Para ello debemos dejar nuestro cómodo sillón del “no me importa” y atrevernos a proponer soluciones para el bien colectivo por encima del individual; también ayudaría ser más exigentes con nuestros líderes para que busquen las soluciones en vez de darse tanto palo. Al final del día, cada uno debería intentar ser más un protagonista de la teleserie nacional y no veedores del repetitivo guión político nacional, sólo así podremos cambiar el canal de nuestra historia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia