Columnistas

#CarajoNoMePuedoUnir

El empresario no logra consumar su premisa de ‘unidad es el camino’ desde hace varios años

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi lópez

03:44 / 04 de junio de 2014

A estas alturas, a un mes del spot biográfico de Samuel Doria Medina, las redes sociales y el comentario común están atestados de la frase “carajo, no me puedo morir”, que “sin querer queriendo” la acuñó el líder de Unidad Nacional (UN) e impulsor del Frente Amplio.

En el Twitter apareció el hashtag #CarajoNoMePuedoMorir y en el Facebook, centenares de memes y trols sobre el tema. Hasta de los efectos electorales se han ocupado los analistas y opinadores.

Aunque UN y el propio dirigente buscan “capitalizar” (ojo, en el sentido de aprovechar políticamente el dicho) la frase que puso en la palestra pública a Doria Medina, más circulan en la red burlas y gráficos que ridiculizan al político, y hasta humor negro, como aquel que dice que “ni la muerte” elige al empresario, en alusión al secuestro de éste y su accidente de avión, y su persistente vocación sin éxito de candidato presidencial.

Así como se repite la oración, también se han inventado unas derivaciones de la frase. El sábado, en medio de un almuerzo ofrecido a los periodistas en la Embajada del Perú, un connotado político vinculado al Frente Amplio hizo una parodia del #CarajoNoMePuedoMorir muy cercana a la realidad que vive Doria Medina en su afán de consolidar una alianza política con miras a las elecciones: “Carajo, no me puedo unir”.

Y, cierto, el empresario no consigue consumar su premisa de “unidad es el camino” desde hace varios años. Su convocatoria a la unidad no ha tenido eco más que en algunas representaciones intermedias y sin respaldo político y social. Es más, algunos aliados suyos comienzan a expresar su desencanto con la forma de encarar una alianza política sin mayores proyecciones ni posibilidad de incidencia en el voto de octubre de 2014.

José Antonio Quiroga, que fue una carta importante cuando fue presentado el proyecto del Frente Amplio, cuestiona, por ejemplo, la escasa capacidad del frente de consolidar alianzas y el estilo que adopta de UN, según una entrevista que ofreció a la red Erbol. Si bien antes observó la forma en que Doria Medina fue elegido precandidato —a través de una “encuesta”—, ahora critica las alianzas solo con fines electorales y no así de programas.

A eso hay que sumar, en mi criterio, el paso en falso tras el acuerdo que la organización ha suscrito con el exprefecto de Pando Leopoldo Fernández, recluido en la cárcel de San Pedro y, para pesar de la “unidad”, con solo el respaldo nostálgico, y no activo, de antiguos seguidores en su departamento.

Su imposibilidad de convencer al Movimiento Sin Miedo (MSM) incluso ha obligado a Doria Medina a desahuciar las capacidades y virtudes de su ahora contrincante electoral Juan del Granado, de quien y de Luis Revilla, en una entrevista con Erbol, dijo que “son personas adecuadas para ser alcaldes de La Paz”. Así, le puso tres cruces al MSM.

Aunque el Jefe de UN admitió que está más cerca de Rubén Costas, líder de Demócratas, que de Del Granado, su radio de acción respecto de acuerdos gravitantes se ha achicado a solo la organización del Gobernador de Santa Cruz, y eso con riesgo de no consumarse. No hay partido ni agrupación importante más allá del MSM y Demócratas, con interesante nicho electoral en algunas regiones del país, que pueda impulsar la candidatura soñada del empresario.

¿Qué hizo mal? Quizás, la propaganda solapada en publicidad de sus empresas, su credibilidad política despilfarrada en denuncias y oposición a todo mal presentadas o el carisma que no logra tener. Lo cierto es que debe estar mascullando un #CarajoNoMePuedoUnir.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia