Columnistas

Carmelo, el olvidado

¿Será que a partir de conocer la vida de don Carmelo se empezará a pijchar coca en las oficinas?

La Razón / Eduardo Schwartzberg

00:37 / 25 de agosto de 2013

Del olvido fue traído don Carmelo Flores Laura, por una avispada periodista que se enteró de la existencia del anciano, y sin pensarlo dos veces fue a buscarlo al escenario de su soledad, Frasquia, su poblado, a 150 kilómetros de la ciudad de La Paz.

Ni bien se dio a conocer la noticia, los medios de prensa, uno tras otro, fueron a buscar al supuesto hombre más longevo del mundo; además, la Gobernación de La Paz quiere ahora rendirle homenajes, inscribirlo como un récord en el libro Guinness, incluso nombrarlo patrimonio viviente.

Come quinua, zorro, oca, mastica coca, dijeron todos los medios, como fórmula mágica por la cual don Carmelo llegó a extender su vida hasta los 123 años, seguramente la mayoría de este tiempo trasladando sus productos en la espalda o bien en mula, por la falta de medios y caminos.

El abuelo que peleó en la Guerra del Chaco (1932-1935), según dijeron sus parientes, fue retratado en fotografías en las que levanta las manos, camina con bolsas de hoja de coca o simplemente sentado en la puerta de su humilde choza, agarrando su bastón y mirando con paciencia, característica del hombre del campo que vive sin el estrés de pensar en marcar la tarjeta a tiempo.

Don Carmelo es una enseñanza de cómo la buena nutrición, el vivir en armonía con la naturaleza, tiene como efecto una buena salud no sólo física sino además espiritual. Pero también, a través de su retrato, da muestra del olvido de un Estado que durante 123 años no ha sido capaz de mejorar las condiciones de vida de personas que decidieron, en vez de migrar a la urbe o al extranjero, seguir sembrando y cosechando en el campo, abasteciendo de alimentos a los que vivimos en la ciudad.

¿Será que a partir de conocer la vida de don Carmelo se empezará a pijchar coca en las oficinas?, ¿se cambiará la hamburguesa o el pollo con papas fritas por una sopa de quinua?, ¿o se dejará de tomar gaseosas por jugos de frutas o por refresco de k’isa? Pues no, todo seguirá igual, porque don Carmelo sólo importa por un fetichismo mediático, y porque puede ser ahora un récord mundial.

La vejez no es, pues, un referente en un mundo en el que la juventud es un estado vital, privilegiado por un sistema capitalista que se reproduce de manera cognitiva, donde las personas que viven en el mundo vip son el referente a seguir, con sus hábitos y excesos.

Es sociólogo, fotoperiodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia