Columnistas

Casa de América: 25 años de una empresa común

Hace 25 años la Casa de América abrió sus puertas para estrechar los vínculos entre España y América.

Mariano Rajoy Brey

00:30 / 25 de julio de 2017

En Bolivia hablar de mitigación y servicios ecosistémicos es sinónimo de mercantilizar los bosquesSe cumplen ahora 25 años desde que la Casa de América abriera sus puertas con un objetivo muy claro: estrechar los vínculos entre España y América. Desde aquel simbólico 1992, esta institución ha acogido a las figuras más señeras de la política, la sociedad, la economía, la cooperación y la cultura iberoamericanas y se ha convertido en un puente de encuentro de todos los que somos y nos sentimos iberoamericanos de las dos orillas. Lo ha sabido hacer, además, con gobiernos de muy distinto signo, en muestra de que los lazos que nos unen son más importantes que las coyunturas políticas del día a día.

Como todo aniversario, también éste se presta a hacer balance del camino recorrido. En estos cinco lustros, las relaciones entre España y América Latina han conocido una profundización y expansión constantes. Y lo han hecho desde la base de los valores compartidos y el interés de nuestras sociedades. España, por ejemplo, ha apoyado activamente los procesos de consolidación democrática en la región, en una apuesta común por las instituciones democráticas, el Estado de derecho y los derechos humanos. Asimismo, España ha mostrado su compromiso prioritario con América Latina en términos de cooperación al desarrollo.

Sinceramente, creo que es una satisfacción para todos los españoles que este compromiso prioritario haya sido operativo incluso en tiempos de restricciones presupuestarias y cuando otros países han aflojado en su apuesta por la región. Porque los 17.200 millones de euros brutos comprometidos en estos años en ayuda oficial al desarrollo y ayuda humanitaria tienen mucho que ver con el apoyo y la acogida que tantos países hermanos de la región brindaron a los españoles cuando España atravesaba duras circunstancias. Esos son lazos que tampoco se olvidan. Hace ahora 25 años, la Casa de América inauguraba su sede para albergar la II Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de gobierno. El año pasado celebrábamos en Cartagena de Indias (Colombia) la XXVI edición de unas cumbres que han conocido una profunda renovación y que buscan producir cada vez resultados más tangibles en beneficio de nuestros ciudadanos. Asimismo, en 1992, había transcurrido poco más de un lustro desde el ingreso de España en las Comunidades Europeas. Desde entonces hasta la actualidad, España ha sido un valedor constante de los intereses de los países latinoamericanos en el seno de la Unión, al tiempo que hemos defendido ante el resto de los Estados miembros el fortalecimiento de la asociación estratégica con una de las regiones del mundo con las que más valores compartimos. Siempre hemos querido ser, desde la igualdad, y con un profundo respeto, facilitadores de la convergencia entre ambas regiones: pensemos, en los últimos tiempos, en el éxito de las exenciones de visado que, para diversos países del Cono Sur, ha impulsado España en el seno de la UE.

Esta cercanía no es casual. Nuestras relaciones van mucho más allá de las habituales entre las instituciones públicas de nuestros países. El flujo de ciudadanos iberoamericanos, que saliendo de sus países de origen se han establecido en otro país de nuestra comunidad, y con frecuencia adquieren su nacionalidad, enriquece nuestras economías y sociedades y genera nuevos acentos de nuestra lengua común. Nuestras empresas contribuyen a crear desarrollo y bienestar a ambas orillas del Atlántico con sus flujos de inversión, su transferencia de tecnología, creación de empleo y programas educativos y sociales. Lo mismo sucede con las empresas multilatinas que, en número creciente, se instalan en la península ibérica.

En la presente situación internacional de incertidumbres y amenazas a los valores que compartimos, lo mucho hasta ahora alcanzado debe servirnos como base y estímulo para continuar construyendo una comunidad al servicio del bienestar de nuestros ciudadanos. Ahí, la Casa de América ha jugado, en estos 25 años, un papel clave para acercar a nuestras sociedades, para compartir proyectos, para conocernos mejor. Y en un mundo cada vez más globalizado, este papel —estoy convencido— ha de ser más importante todavía en el futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia