Columnistas

¿Celebrar el Día de la Madre Tierra?

Es posible convivir con la Madre Tierra de manera respetuosa en armonía y equilibrio

La Razón (Edición Impresa) / Lorenzo Soliz Tito

00:25 / 22 de abril de 2016

En marzo se celebraron el Día Internacional de la Vida Silvestre, el Día Mundial Forestal y el Día Mundial del Agua. Hoy, 22 de abril, se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, instaurado por las Naciones Unidas en 2009. Estas fechas son propicias para analizar, reflexionar y tomar mayor conciencia de que la Tierra y sus ecosistemas son el hogar de la humanidad, y acerca de nuestra responsabilidad de cuidarla, tanto en el área rural como urbana.

En el contexto internacional, este año coincide con la ceremonia de firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, a llevarse a cabo en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York. El acuerdo, aprobado por todos los Estados de la Convención Marco sobre el Cambio Climático (COP21) en París el 12 de diciembre de 2015, entre varios otros aspectos compromete a trabajar para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C, y dados los graves riesgos, a esforzarse por lograr que sea menos de 1,5°C.

En el país, a un año de la Cumbre Productiva Sembrando Bolivia y limitándonos al ámbito rural, se da en un contexto en que los efectos del fenómeno El Niño han disminuido las cosechas del periodo agrícola 2015-2016 en una parte aún no cuantificada definitivamente menor a las aproximadamente 3,7 millones de hectáreas cultivadas a nivel nacional. La escasez de agua para la nueva gestión agrícola y para consumo humano en varias regiones es inocultable; las tensiones entre regantes y el cierre temporal de las compuertas de la represa La Angostura en Cochabamba, la disminución o carencia de agua en lagos y lagunas, como la del Poopó, entre muchas otras; o la sequía en la Amazonía y el Chaco son apenas algunos ejemplos.

Asimismo, pese a los esfuerzos realizados desde diversas instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil, el desbosque y la tala de árboles, sea en tierras bajas, la Amazonía, el Chaco o los valles, continúa sin pausa. Igualmente la ganadería bovina extensiva y de baja productividad, que según el Censo Agropecuario utiliza la mayor parte de las 13 millones de hectáreas en esta actividad, avanza imparable. A ello se añaden la contaminación de ríos y áreas de cultivos por las actividades extractivas (minería e hidrocarburos, sobre todo), y la erosión y desertificación de suelos, en diverso grado en más del 40% del territorio nacional, por inadecuadas prácticas antrópicas.

No podemos concluir sin reconocer y valorar diversos esfuerzos, iniciativas y experiencias valiosas en todo el país con cambios en el acceso y gestión productiva y sostenible de los recursos naturales. La gestión sostenible y productiva de bosques con diversos productos (castaña, cacao, asaí, majo, etc.) y la implementación de sistemas agroforestales; el riego tecnificado con manejo de cuencas y conservación de suelos y mejora de su fertilidad; la producción en y las carpas solares; la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de biodigestores en la ganadería bovina; la ganadería bovina semiintensiva con silvopasturas con manejo de monte y agua; control de quemas e incendios, entre muchas otras, constituyen ejemplos y modelos productivos a replicar, que señalan que es posible convivir con la Madre Tierra de manera respetuosa en armonía y equilibrio. Así, hay motivo de celebración en el Día de la Madre Tierra.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia