Columnistas

28.676 menos

Con esa ‘artificialidad urbana’ que tiene La Paz, pregunto iluso: ¿tenemos perspectivas futuras?

La Razón / Carlos Villagómez

00:34 / 01 de octubre de 2013

Informaron que somos menos habitantes de lo que suponíamos (28.676 habitantes menos) y comenzamos a chillar. Por un lado, los partidos emprendieron sus campañas electorales con diferentes justificaciones: unos bloquearon inmisericordemente nuestras calles principales porque, dizque, nos quitarán recursos; y otros comenzaron a pedir cuentas al gobierno municipal porque, dizque, no tienen una buena gestión. Por otro lado, la población está indignada porque supone que crecer demográficamente es sinónimo de progreso y que con ese dato nos quitarán escaños; pero, ¿aumentar la representación parlamentaria es equivalente de alguna mejora?

Creo que ya es hora de expandir la visión y dejar de ser una sociedad tercamente monotemática que, sin piedad, amplifican los medios. En esa línea, me interrogo si con más recursos no nos equivocaremos a la hora de definir proyectos. Recordemos que tenemos experiencias de pésimas inversiones en obras estatales o municipales. Y en cuanto a los escaños, creo que no se trata de cuántos tendremos, sino de quiénes los ocuparán. De ello, huelgan comentarios y ejemplos. Resumiendo mi discrepancia: pienso que más vale la calidad que la cantidad.

Esas excitaciones politiqueras ocultan aspectos trascendentales de los datos censales sobre nuestro futuro. Hace mucho que los técnicos saben que tenemos una tasa de crecimiento similar a ciudades europeas, y que a ello debemos sumar un carácter de “artificialidad urbana” (definición propia) que es bueno esclarecer.

Nacimos, para los intereses coloniales, como un centro de intercambio entre Potosí y Lima. Ello se desarrolló hasta los niveles actuales por diversas causas, la más importante: ser la sede de los poderes e instituciones del Estado. Esa mezcla de causalidades nos ha formado como una ciudad radicalmente terciaria o de servicios, que ha visto en el siglo XX morir sus grandes fábricas y declinar su espacio agrícola circundante a tal extremo que consumimos fruta y verdura del exterior. En suma: consumimos y no producimos.

A esa caracterización debemos añadir otro dato perverso: tenemos una población flotante de doble cuño. Cada día vienen a trabajar a esta ciudad casi 360.000 personas de El Alto y de otras localidades; una carga difícil de soportar. Además, tenemos una población que aparte de vivir en esta ciudad, conserva sus propiedades en las provincias paceñas en poblados que están desiertos seis días de la semana. Resultado: el día del censo todos ellos nos abandonan.

Con esa “artificialidad urbana”, pregunto iluso: ¿tenemos perspectivas futuras? ¿Los gobiernos central, departamental y municipal coordinarán un plan para nuestros hijos y nietos?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia