Columnistas

Chéjov, el genio de la brevedad

Blomm describe a Chéjov como ‘el más sutil psicólogo dramático que ha existido desde Shakespeare’

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:51 / 18 de junio de 2015

En el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Santa Cruz, invitado por el consulado de Rusia participé de una tertulia denominada Diplomacia y literatura. El encuentro se inició con un breve, pero profundo, recuento de la literatura uruguaya, realizada por Estela Armand, cónsul de ese país; luego Jorge Garufalias, cónsul de Grecia, habló acerca del poeta Constantino Kavafis y leyó Ítaca, uno de mis poemas favoritos; siguió el cónsul del Perú, Egorov Ramírez, con una presentación de la obra de Alfredo Bryce Echenique; la hermosa cónsul del Reino Unido, Carolina Ibáñez, se lució con una extraordinaria semblanza de William Shakespeare; Cuba, por su parte, invitó a Fabián Restivo, quien resultó ser un experto en la obra de José Martí. Yo elegí a Antón Chéjov, considerado uno de los grandes cuentistas del mundo entero.

Recuerdo que era un adolescente cuando descubrí los cuentos de Chéjov. En esa época leía a todo cuentista que se cruzaba por mi camino y, poco a poco, me fui haciendo un canon personal. En este panteón están en lugares destacados Edgar Allan Poe, Guy de Maupassant y Antón Chéjov. Estos tres autores marcaron mi impronta como narrador y fueron mi mayor influencia. En los talleres de literatura que dirijo son tres los autores que recomiendo a quienes se están iniciando en el arte de la ficción.

En la literatura rusa del siglo diecinueve el cuento breve, que no es lo mismo que el microcuento, tuvo trascendental importancia, Entre los autores que lo cultivaron están, entre otros, Iván Turgueniev, León Tolstoi, Nicolás Gogol y Fiódor Dostoievski. Sin embargo, Chéjov, con sus 400 relatos cortos y otros cientos más extensos, sería quien ha llevado el relato corto, con su clásico estilo realista psicológico, a la forma que todavía hoy consideramos vigente. Médico de profesión, este escritor ruso se crió en el campo, y debido a la pobreza de su familia decidió enviar cuentos a las revistas humorísticas para cubrir sus necesidades básicas. De este tipo de revistas humorísticas pasó a las literarias y, poco a poco, fue ganándose un espacio en el mundo de la literatura. Alguna vez afirmó que la medicina era su esposa, y la literatura, su amante.

Desde Chéjov el cuento ya no detalla abundantemente a los personajes, ni relata su pasado o circunstancias de su vida que no sean necesarias para la historia misma. Describe exactamente sus escenas y hace énfasis en detalles que, supuestamente, no tienen importancia; pero que al final serán decisivos. Sus cuentos se caracterizan por sus finales abiertos, rompiendo la concepción del efecto final muy bien lograda por otros autores. Para Harold Blomm, crítico norteamericano de literatura (autor del libro El canon del cuento), existen 39 grandes cuentistas encabezados por Chéjov, entre ellos se cuentan también a Jorge Luis Borges y a Julio Cortázar. Blomm describe al cuentista ruso como “el más sutil psicólogo dramático que ha existido desde Shakespeare”, y afirma que el cuento moderno se basa en dos tradiciones: la que sigue la influencia de Antón Chéjov y la que sigue a Edgar Allan Poe y Franz Kafka.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia