Columnistas

Chespirito y Che-espíritu

Todos amaban al Chavo, dicen, pero nadie quería ser como él,  que vivía y dormía en un barril

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Mansilla Torres

00:02 / 17 de diciembre de 2014

Depende. Unos toman escuela de Chespirito y otros de Che-espíritu. El hombre es su circunstancia, ese mundo en cuanto mundo de alguien, según el diccionario. Los deudos mediáticos del Chavo del 8 dicen haber perdido a un mentor de su niñez, paradigma de vida, porque infancia es destino.

Depende. Ficción o fricción. Divertir con la pobreza de los bienaventurados o subvertir con los malaventurados de la protesta. Consumir el chiste de la vida o asumir que la vida no es un chiste.

Todos amaban al Chavo, dicen, pero nadie quería ser como él, que vivía y dormía en un barril. Pedagogía del cinismo: hazme reír, huerfanito, pero no te metas en mi confort ni me pidas solidaridades. El capitalismo chacotea mediáticamente con el efecto chispoteador de chavos, chilindrinas, chómpiras, chanfles, chipotes chillones, y demás chapucerías despolitizadoras, todas con ch, ninguna en Che. Chavo, no Chávez. El humorismo castrante, no el humanismo castrista.

Los que crecieron en la forja del Che-espíritu son activistas fuera de serie  y consagran su vida a la suerte de los más jodidos en tiempo real.  Por ejemplo, los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa (una de las instituciones creadas por Lázaro Cárdenas en los años treinta para formar profesores rurales, caracterizadas desde entonces por su vena rebelde), desaparecidos por el sistema no son gente ficcional, inocentes veedores de la violencia y corrupción de su tiempo (según la reconstrucción oficial de los hechos, la Policía Municipal de Iguala habría sido la responsable de detener a los 43 normalistas, a quienes habrían cargado en un camión y conducido hasta la vecina Cocula, a pocos kilómetros de distancia. Una vez en su poder, los policías municipales habrían acatado la orden de entregar a los muchachos a un grupo de sicarios-narcotraficantes conocido como Guerreros Unidos).Iguala que iguala. De su Normal egresaron guerrilleros de verdad, los profesores Genaro Vázquez y Lucio Cabañas y mil alumnos alzados en armas, cinco años después de la gesta del Che en Bolivia.

Están desaparecidos. No será por mucho tiempo. Se sabrá dónde, por qué y quiénes. Ya se está sabiendo. Estremecerá saberlo —Ayotzinapa-atrozinapa— y entonces se oirá más estúpido ese querer sin querer queriendo de los que cambian ética por etiqueta, gloria por glorieta, moral por moraleja, historia por historieta.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia