Columnistas

Churicana

El camino para llegar a Jatun Churicana es muy difícil, y no existe transporte público alguno.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Córdova

00:00 / 25 de mayo de 2014

En una era como la nuestra, en la que cada comida, cada relación, cada chisme y cada evento se publica por las redes sociales; en la que cada hora de cada día se resuelven asuntos y se mienten excusas y se verifican tareas usando el teléfono celular; en la que cada decisión se toma considerando lo que dicen las noticias, los reportes, los comentarios, las encuestas o los comentadores, resultó casi increíble llegar a Jatun Churicana y descubrir que allí (a solo 76 kilómetros de Sucre) estábamos absolutamente incomunicados.

El camino para llegar a Churicana es muy difícil, y no existe transporte público alguno. No había telefonía fija y la señal de celular tampoco llegaba. No había televisión y solo la quebrada voz de una o dos emisoras de radio rompían el silencio de los largos días. No hay tampoco farmacias, ni tiendas ni mercados. Solo una linda escuelita y, dos horas de caminata más allá, una posta sanitaria.

Lo que sí encontramos al llegar a Jatun Churicana para filmar un cortometraje fue una reluciente antena satelital, un enorme panel solar y una habitación de seis por cuatro metros, con piso de cemento, puerta de madera, techo de calamina y paredes bien pintadas. “Es el telecentro”, nos informaron los comunarios. Estando vacío, limpio y disponible como estaba, lo utilizamos como dormitorio para el equipo de técnicos y actores.

Durante esos días de filmación tuvimos que, cada día, tener un asistente de producción yendo y viniendo en un vehículo desde Sucre para proveernos de cosas que parecerían tan simples: leche, aspirinas, baterías, cables, naranjas, aceite. Al no poder llamar para pedir alguna cosa, cada necesidad se convertía en un nuevo viaje.

Por eso, celebramos junto a los comunarios la llegada el último día de filmación de un renovado grupo de forasteros. Eran técnicos de Entel que venían a instalar las computadoras, el teléfono, la señal y la tecnología que pondrá en funcionamiento el satélite Túpac Katari y dotará a Jatun Churicana de su derecho a comunicarse. Nosotros ya nos íbamos, pero quienes viven en Churicana (o en los muchos lugares que no necesitan ser recónditos para estar a trasmano del país) la red de 3.000 telecentros que este año se instalan van a ser una transformación fundamental. No se trata solo de acceder al Mundial o de poder entrar al Facebook (aunque también, ¿por qué no?). Se trata de existir para los demás, de resolver necesidades, de hablar y de escuchar: se trata de volver y ser millones. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia