Columnistas

El Cigala y los teatros

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:19 / 26 de septiembre de 2017

El Cigala llegó a La Paz y brindó un concierto en un deplorable espacio. La presentación estaba anunciada en el Campo Ferial Chuquiago Marka, con precios salados que variaban de acuerdo con un mañoso anuncio: Plateas A, B y C. El término platea describe a una plataforma inclinada con butacas cómodas y una acústica correcta para un auditorio o sala de conciertos. Así lo imaginamos varios ilusos que compramos entradas, y también el propio El Cigala, el iluso mayor de esa noche.

Habilitaron un galpón en el tercer piso, expuesto al frío paceño que se colaba por los enormes ventanales del sector rampas, con sillas de plástico usadas en comedores populares (separando las categorías  de “las plateas” con forritos de tela), bajo un techo metálico con aislamiento mínimo, y encima de un piso de cemento con una alfombra sucia cuyo espesor se mide en micrones; es decir: un inmenso refrigerador con pésima acústica. Pero la angurria empresarial se evidenciaba en otro detalle: levantaron un escenario con dimensiones y altura de Alasita. Era un sucucho decorado con cortinajes grotescos, elevado rústicamente donde el cantante, que casi tocaba el techo con la cabeza, gambeteaba el piano que rebalsaba en ese “escenario” para salir a oxigenarse. Era, ni más ni menos, que un nicho con dos míseras pantallas a sus costados.

Los salones de la Feria fueron (malamente) construidos para otro fin. Son espacios de exposiciones donde circulas todo el tiempo y no para que estés quietito y sentadito horas en sillas de plástico. Obviamente, en un ambiente así ningún artista conmueve a su audiencia. Era un espacio con cero de magia escénica. Pero en esta ciudad somos estoicos hasta el embrutecimiento y nos contentamos con chauchas y sin decir ni pío. O algo peor: ya no percibimos ni sentimos la calidad de los espacios.

¿Por qué una ciudad maravilla de casi 1 millón de habitantes no tiene una sala de conciertos con capacidad de 2.000 espectadores, con un gran escenario y alturas suficientes, con servicios de postescena, plataformas mecanizadas, foso de orquesta, sistema de suspensión de varas, cámara acústica, camerinos decentes, salas de ensayo, sistemas de sonido, sistemas de iluminación y grabación, y otros equipamientos?

El desarrollo de nuestras artes escénicas y musicales, selectas o populares, depende de equipamientos culturales dignamente construidos. El Teatro Municipal es una joya que ya cumplió su ciclo histórico y los cines que se habilitan no son ni suficientes ni adecuados.

Sin embargo, esa noche hubo hasta lagrimitas. ¿Lloraron por el emotivo concierto o por el entumecimiento? ¿O por la falta de teatros?

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia