Columnistas

¡Ciudad... escrita!

Nuestras letras buscan proyectar a La Paz como una ciudad educada y con mejor calidad de vida

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

03:33 / 25 de junio de 2015

Es más que evidente que Gonzalo Jordán planteó el reto a los columnistas de La Razón de comentar, en el mes aniversario de este matutino, nuestros artículos y fundamentalmente hacia dónde se dirigen. Si bien cada caso tiene una raíz distinta, no es fácil que el lector deduzca el pensamiento del columnista solo con ciertas apreciaciones, de ahí que abrimos en algo nuestra historia personal para relatar los pasos que nos llevaron a pensar en La Paz. Esto sin olvidar el tránsito por otras rutas, como por ejemplo el espacio educativo y las edificaciones escolares, cuando éstas se encontraban en pleno colapso. Un hecho que derivó en una propuesta al país que partió del análisis del proceso evolutivo del espacio educativo en Bolivia, plasmada en un libro que recibió una mención especial en la Bienal de Quito de 2000.

Sin embargo, ¿cómo comenzó el interés en la ciudad? Fue justamente a los 18 años, cuando en el centro de la capital de Alemania un letrero nos cautivó, tanto por su diseño como por su contenido que decía:

“No hay más remedio que para entender a Berlín es necesario vivirlo”. Una etapa en la que nuestra vida dio un viraje también referido a comenzar a conocer ciudades donde la arquitectura, el arte y la música fueron el norte para transitarlas.

En los 90, cuando fuimos considerados los más jóvenes en la arquitectura de La Paz, (época en la que no aceptábamos que las ideas, si no eran acompañadas de experiencia, muchas se quedaran solo en imaginarios), un grupo de diez arquitectos evitamos, por ejemplo, que la Biblioteca Municipal fuese intervenida formalmente con aportes posmodernistas, los cuales hubiesen destruido esa importante edificación. Fueron los primeros pasos para luego seguir el camino, esta vez con mayor formación (maestrías).

¿Y cuál es la ruta hoy? Mostrar realidades de una ciudad como La Paz que por su complejidad y atractivo motiva a ser reflexionada. Ello apoyado por sus rastros, los cuales al yuxtaponerse con memorias históricas, simbólicas y sociales extraen realidades particulares de ciertas situaciones urbanas paceñas. Asimismo, escribimos sobre exigencias del presente no solo porque su caoticidad y los excesos de la población lo exigen, sino por la necesidad de aprovechar sus potencialidades útiles para su proyección al futuro. Tampoco dejamos de lado las observaciones sobre la ausencia de relación entre arquitectura y territorio, o la falta de atención al relevante entorno natural de La Paz.

Nuestro pensar y reflexionar durante casi cinco años en La Razón ha logrado “resultados que no están exentos de ideas de solución”, extraídos de concepciones imaginativas que acompañan nuestro escribir.

Siempre valorando cualidades innatas de una ciudad que vive un presente que no requiere de trasplantes, sino de soluciones a la medida de sus necesidades y valores. Todo ello con visiones del mañana.Esos fundamentos apoyaron los artículos para los que fueron desarrollados desde diversas perspectivas, unas ubicadas en el pasado útil para valorar lo bueno de lo existente, y otras que muestran que no es tan difícil planificar la ciudad contemporánea. Así, nuestras letras sin tinte político navegan por rutas que buscan proyectar a esta urbe al siglo XXI, también como ciudad educada y con mayor calidad de vida. Todo con un solo interés: La Paz.

Para entender una ciudad no es necesario radicar en ella, sino descubrirla, percibirla y vivirla, a fin de poder comprenderla e imaginarla. Solo así podrá ser pensada para luego ser convertida en “ciudad escrita”. ¡Felicidades a La Razón por permitir expresar libremente las ideas!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia