Columnistas

Ciudad y valores

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:26 / 24 de octubre de 2017

Viendo las notas y videos de los alardes de un Huicho Domínguez acunado en estos tiempos de fanfarria y exuberancias, me intranquilicé por el futuro de la ciudad a merced de esos antivalores. Para agrandar mi desasosiego, los medios sumaron los temas preferidos de la agenda noticiosa: la crónica política en maridaje con la crónica roja. Con la primera alimentamos la visión maniquea y pueblerina que tenemos de la vida y la política; con la segunda despertamos nuestros bajos instintos. Ergo: no me quedó espacio para el optimismo.

Con antivalores en la caja de resonancia (medios televisivos y redes sociales) estamos indefensos ante la antivaloritis, una enfermedad social endémica, altamente contagiosa, que va corroyendo virtudes universales: honestidad, humildad, amor, paz, respeto, responsabilidad, tolerancia, educación, unidad y sencillez; virtudes de una colectividad sana y feliz que construye una ciudad coherente.

Pero no, no tenemos esa ciudad. Al repasar el comportamiento impune y desvergonzado de los innumerables fanfarrones de esta sociedad, volvía a cuestionarme sobre un principio elemental: la ciudad no se construye sola, la construimos todos, virtuosos o maleantes, humanitarios o canallas, pobres o ricos. Y esa construcción cultural colectiva es el reflejo de nuestros valores o antivalores. Si la sociedad privilegia la apariencia sobre la esencia, la estulticia sobre la integridad, construiremos el espacio idóneo para la reproducción, en todas las clases sociales, de muchos Huichos y Huichitos.

Alguna vez comenté que tenemos un paisaje urbano dispar e incoherente, y que en épocas de bonanza inundamos la ciudad de expresiones fatuas; verbigracia: automóviles y edificios. En una estructura urbana estrecha y con una idea acomplejada de desarrollo urbano nos atiborramos de carros y torres, sumados a un descrédito olímpico hacia las normas y leyes. Un prócer expresaba en el siglo XIX que los códigos y las leyes son letra muerta; las sociedades se forman con hombres y mujeres virtuosos e ilustrados. Bolívar tenía razón. Por mucho esfuerzo normativo que haga la institución municipal, el destino de las regulaciones ediles son individuos con los antivalores más perversos: egoísmo, enemistad, discriminación, impunidad, ignorancia, corrupción, injusticia, desconsideración, irrespeto, soberbia y mentira. Es obvio que, con ellos en nuestras entrañas, destruimos el sentido comunitario y construimos la ciudad incoherente que nos rodea.

Termino con lo peor: como la educación humanística no es tema fundamental, nuestros hijos serán contagiados por nuevas cepas de esa enfermedad social, ¿qué ciudad crees que construirán?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia