Columnistas

Ciudades accesibles

Bolivia no está exenta de este proceso de urbanización acelerado, pero desfasado con el desarrollo económico

La Razón (Edición Impresa)

00:12 / 28 de octubre de 2017

A lo largo de la historia, la urbanización ha ido de la mano del desarrollo económico y social de los países. Sin embargo, América Latina tiene hoy un bajo nivel de desarrollo comparado con sus altas tasas de urbanización.

Si bien la urbanización llegó a la región un siglo después que a Europa y Estados Unidos, hoy en día América Latina es una de las regiones más urbanizada del planeta: ocho de cada 10 personas viven en ciudades. Esta tendencia se agudizará en las próximas décadas, ya que se estima que para 2050 el 90% de los latinoamericanos (cerca de 700 millones de personas) habitará en centros urbanos.

Al igual que sucede en el resto de América Latina, Bolivia no está exenta de este proceso de urbanización acelerado, pero desfasado con el desarrollo económico. Varias ciudades, principalmente del eje central del país, en especial El Alto y Santa Cruz, registran altas tasas de migración; y aunque los beneficios son visibles para aquellos que provienen del campo, al llegar a las ciudades enfrentan una triple informalidad: laboral, de vivienda y de transporte público; lo que limita su productividad y su bienestar potencial.

Si queremos que las ciudades se conviertan en verdaderos centros de progreso de nuestra región, es imprescindible abordar el tema de la accesibilidad urbana, así como la capacidad de las familias de aprovechar las oportunidades que ofrece la ciudad. Es por eso que el Reporte de Economía y Desarrollo de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina- (RED 2017) de este año enfoca su estudio y análisis en la urbanización para identificar los factores que expliquen el desfase histórico entre urbanización y desarrollo y, a la vez, proponer algunas soluciones que permitan revertir la situación actual.

Según el RED 2017, si se quiere que los países latinoamericanos ingresen en los rankings de los más avanzados, es fundamental transformar las ciudades en los motores del crecimiento e inclusión de la población. Para lograrlo debemos establecer medidas adecuadas que permitan asegurar la accesibilidad y contrarrestar la triple informalidad, y encontrar el balance adecuado entre los beneficios de la aglomeración urbana y los costos que ésta conlleva.

Las ganancias de la aglomeración implican que a medida que aumenta el tamaño de la urbe, también debería aumentar su productividad. Esto sucede porque la aglomeración urbana facilita la producción, la difusión y el intercambio de ideas y conocimiento, lo cual permite mayor innovación, mayor acumulación de capital humano y, en consecuencia, un aumento de la productividad y del ingreso de los habitantes de la ciudad.

En tanto, los costos tienen que ver con el aumento desproporcionado y desordenado del tráfico vehicular, la contaminación, el encarecimiento del suelo urbano para vivienda y usos industriales y de negocios, la falta de acceso a servicios, y la inseguridad.

En ese marco, una de las primeras medidas que sugiere el RED 2017 consiste en planificar y regular el uso del suelo para permitir que las ciudades, que constantemente atraen migrantes, puedan expandirse de forma ordenada y garantizando la accesibilidad de todos. También se debe procurar la oferta de vivienda formal; así como fomentar el acceso al crédito hipotecario. Estos elementos son esenciales para superar la alta incidencia de asentamientos informales que aqueja a la región: entre el 20 y 30% de la población latinoamericana vive en condiciones habitacionales precarias, con acceso limitado a servicios públicos básicos y títulos de propiedad informales.

Finalmente, es clave mejorar la infraestructura de transporte público y regular el uso de vehículos privados, con el objetivo de optimizar la manera en que se mueven los habitantes de las ciudades y reducir costos de trasladarse, tanto monetarios como de tiempo. Por ejemplo, los hogares bolivianos dedican en promedio 20% de su gasto en transporte, muy por encima de la media latinoamericana (en Perú el porcentaje es 8% y en Ecuador, 14%). No solo gran parte del presupuesto de los hogares en Bolivia se destina al transporte, sino que el nivel de insatisfacción con el servicio de transporte público en La Paz es del 25%, más del doble que en Buenos Aires o en la Ciudad de México.

A fin de conducir a las ciudades latinoamericanas hacia un nuevo equilibrio basado en la accesibilidad y, en definitiva, hacia el bienestar y el progreso de sus habitantes, es importante que las urbes cuenten con mecanismos institucionales de gobernanza metropolitana que permitan, mediante procesos de toma de decisiones transparentes y participativos, la formulación e implementación eficiente y eficaz de programas de desarrollo urbano. Esto es fundamental porque los retos del desarrollo urbano generalmente involucran varios municipios vecinos, así como diferentes niveles de gobierno. Se trata de un gran reto, ya que el 50% de las ciudades latinoamericanas no cuentan con mecanismos de gobernanza y gestión a nivel local.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia