Columnistas

Ciudades verdes

Esto requiere como primer paso el compromiso ecológico de los habitantes de esta ciudad

La Razón / Patricia Vargas

01:29 / 22 de marzo de 2012

Por los problemas medioambientales, varias ciudades del planeta han comenzado a trabajar en los últimos años para convertirse en modelo ecológico. La búsqueda de un futuro mejor para su ciudadanía las ha motivado a luchar por la obtención del premio de Capital Verde que ha nacido a partir de 2007, en Europa.

¿Y cómo lograr aquello? A través de la recuperación de grandes y cercanas zonas verdes, buena calidad de aire y de agua, transporte público bien planeado, altas tasas de reciclaje y la planificación de carriles de bicicletas en las aceras en distintos lugares de las urbes. Cabe recordar que hoy la bicicleta es considerada un transporte ecológico.

Si bien no todas las capitales pueden presumir de ofrecer a sus habitantes esas condiciones medioambientales, existen algunas como Hamburgo que (aun con una población de 1.800.000 habitantes) disfruta hoy de esa cualidad. Ello ha logrado convertirla en 2011 en la Capital Verde europea. De igual manera, Vitoria Gasteiz (España) en 2012 será la sexta ganadora de dicho premio; y en 2013, será el turno de Nantes.

Para lograr adquirir ese título, los planificadores han buscado crear anillos verdes ubicados esencialmente en zonas degradadas, los cuales han sido convertidos en grandes áreas de arborización. A ello se suma el incremento del 10% del uso del transporte urbano de buses —por ejemplo en esa ciudad alemana— y con ello la reducción de un respetable 15% de la emisión de dióxido de carbono. Esto esencialmente porque la población ha decidido dejar “el coche en casa”, lo cual paralelamente ha colaborado sobremanera en la reducción de los ruidos.

La Paz, hoy en día, cuenta con importantes espacios libres por motivos que todos conocemos. Muchos de ellos tienen grandes problemas por contar con suelos de erosión profunda, a causa del recorrido de aguas subterráneas. O en su caso porque la recomendación de estudios geológicos los colocan en lugares indiscutibles de riesgo y vulnerabilidad. Empero, ello no debiera evitar sino motivar su recuperación para novedosas funciones que eleven la calidad de vida de la población.

Esos nuevos lugares —hoy de reserva— podrían convertirse, por ejemplo, en espacios de ocio, esparcimiento o simplemente de “silencio” por su conversión en bosquecillos, y con ello obtener lugares amables que tanto requieren los paceños y los nacidos en otras ciudades. Independientemente de aquello, la plantación de un número importante de árboles ayudaría a prevenir distintos problemas en esos suelos.

Esto obviamente requiere como primer paso el compromiso ecológico de los habitantes de esta ciudad, pero esencialmente de sus autoridades. La comprensión de La Paz como objeto natural debiera motivar a preguntarnos: ¿el hombre no es acaso un ser indiscutiblemente natural-cultural? 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia