Columnistas

Comercialización de sangre

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 29 de enero de 2017

En Bolivia la compra y venta de sangre está prohibida. Sin embargo, no son pocos los que están dispuestos a erogar elevadas sumas de dinero para comprar este vital elemento. Y es que cuando una persona necesita una transfusión, ya sea debido a un accidente o para una intervención quirúrgica, debe buscar donantes voluntarios que repongan la sangre depositada en los pocos bancos dispuestos para tal efecto en el país.

Empero, ello no siempre es posible.

De allí que haya surgido una suerte de mercado negro en el que participan algunas clínicas y laboratorios como intermediarios entre aquellos que están dispuestos a vender su sangre y los que necesitan comprarla. Además de ser ilegal, esta transacción conlleva el riesgo de que no se realicen los estudios necesarios para garantizar que el donante no padezca ninguna enfermedad que pueda transmitir a la persona receptora, como VIH, chagas, hepatitis o sífilis.

Al respecto, no sobra recordar que la mejor manera de combatir este mercado negro es a través de campañas que inculquen en el imaginario de la población la importancia detrás de la donación de sangre, tanto más importante por cuanto nadie está libre de necesitar gestos de solidaridad de este tipo, ya sea para un familiar cercano o para nosotros mismos. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia