Columnistas

Competencia de la CIJ en la demanda del país

Se debería retomar la diplomacia de los pueblos para irradiar mejor nuestra reivindicación marítima

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona Alejo

03:04 / 26 de septiembre de 2015

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, rechazó el pasado jueves la objeción presentada por el Gobierno de Chile y se declaró competente para atender la demanda marítima boliviana. La noticia fue recibida con muestras de júbilo en el país, donde la población comenzó a celebrar.

Horas antes y después del fallo de  la CIJ, recorrer a pie el centro de la ciudad de La Paz fue muy interesante. Inicié la caminata en el atrio de la UMSA, donde un grupo de estudiantes colocó dos pantallas y altavoces para seguir la transmisión en directo. ¡Buena iniciativa! ¿No era deber de la Alcaldía y de la Gobernación organizar estas actividades? A pesar de que hubo poca, los que participaron se mostraron muy entusiastas, y terminaron aplaudiendo cuando se dio el fallo a favor de nuestro país. En El Prado paceño había caras de alegría y pude observar a muchos escuchando por las radios de los celulares, supongo que buena parte de esas personas seguía la transmisión desde La Haya.

Luego me dirigí a la plaza Murillo para observar qué ocurría en el kilómetro cero, donde está el Palacio de Gobierno.  Allí ya estaba reunida mucha gente y a medida que pasaba el tiempo llegaban más personas. Sobre todo me llamó la atención la presencia de ciudadanos de las áreas rurales y periurbanas que tenían pancartas y que eran los que más gritaban “mar para Bolivia”, “Bolivia con su Litoral”.

Recuerdo que en la primera gestión de Evo Morales se impulsó mucho “la diplomacia de los pueblos”; y al ver a hombres y mujeres con indumentarias típicas de los andes recordé que algo de esa forma de diplomacia había quedado en un tema internacional como es nuestra reivindicación marítima. Mientras se instalaban equipos de amplificación para transmitir, más tarde, el fallo, muchos canales locales difundían en vivo su programación. Incluso vi a una periodista (y a su camarógrafo) de la Televisión Nacional de Chile, a quien se le veía nerviosa, pero igual hacía entrevistas sin ningún problema. Así somos de tolerantes y cariñosos con nuestros visitantes. Después de escuchar el mensaje del presidente Evo Morales y observar la emoción, hasta las lágrimas, del presidente del Senado, Gringo Gonzales, se sumaron a la concentración de manera espontánea estudiantes de diversos colegios.

Lo más importante era que alguna vez había triunfado la “diplomacia boliviana”, pero encabezada por el presidente aymara Evo Morales, que es a mi entender la particularidad de este paso diplomático internacional. Posiblemente se inaugure esta peculiaridad con respecto a las viejas diplomacias de los q’aras o las élites que solo sabían de derrotas y fracasos. Luego, el canal estatal retransmitió el mensaje de la Presidenta de Chile, quien enunciando la soberbia oligárquica de su país afirmó que, con el fallo del Tribunal de La Haya, “Bolivia no ha ganado nada”. ¡Qué decepción escuchar en ese tono a Michelle Bachelet! ¡Y qué diferencia de la presidenta Bachelet de su anterior gestión, donde se acordó los 13 puntos de negociación con Bolivia!

Sé que hay mucho entusiasmo en el país con este pasito que da Bolivia ante la CIJ, pero no debería ser para excitarnos, sino para ver cómo reencauzamos mejor la demanda hacia adelante. Sigo creyendo que se debería retomar la diplomacia de los pueblos. Sabemos que un expresidente tiene la función diplomática de explicar al mundo sobre nuestra demanda marítima; pero a la par se precisa que alguien realice la función de la diplomacia de los pueblos para irradiar mejor nuestra reivindicación marítima al mundo y a las organizaciones y movimientos sociales. Wali kusisiñawa. CIJ jupanakaxa sapxiwa: nanakawa uñjapxaxa jach’a larama tuqitxa. ¡Jallalla!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia