Columnistas

Conciencia ambiental

La Razón (Edición Impresa)

00:17 / 22 de agosto de 2017

La otra noche me puse a meditar sobre este mundo maravilloso que Dios nos ha dado, con una naturaleza que nos brinda una multitud de beneficios que hace posible la existencia humana, desde proporcionarnos alimentos, agua limpia, regulación de enfermedades y un clima propicio para la vida; además de beneficios recreativos, culturales y espirituales; e incluso contribuye a la polinización de los cultivos y la formación de suelos.

Sin embargo, lamentablemente estamos siendo malos administradores de este maravilloso mundo, el único que tenemos, y al cual estamos destruyendo en nombre del progreso y/o desarrollo. Nos aprovechamos al máximo de la naturaleza, arrasamos con todo lo que se nos cruza en el camino, utilizamos y degradamos el patrimonio natural que la Madre Tierra nos brinda sin detenernos a pensar que estamos destruyendo los recursos de las nuevas generaciones.

Es triste ver cómo los bosques del país se pierden a un ritmo equivalente de 700 canchas de fútbol cada día, y con ello, destruimos la biodiversidad de nuestro territorio. Como dato importante y referencia, en lo que vamos de este año poco más de 3,5 millones de hectáreas de flora fueron afectadas por las quemas e incendios forestales descontrolados.

La gran mayoría de los bolivianos contribuimos a dañar el medio ambiente. Muchas veces nos preocupamos únicamente por satisfacer nuestras necesidades consumistas y materialistas, sin considerar los impactos negativos de nuestros actos en el entorno. Y como consecuencia de ello, generamos múltiples trastornos como sequías, infertilidad y desertificación de los suelos, disminución del agua y una mayor exposición al cambio climático, entre muchos otros efectos.

Todavía estamos a tiempo de contrarrestar el deterioro progresivo de la naturaleza. Es hora de comenzar a crear una mayor conciencia ambiental entre las personas antes de que los daños que le estamos provocando a la Madre Tierra sean irreversibles. Debemos lograr que los ecosistemas mantengan cierto grado de estabilidad. Para ello urge que las empresas cumplan las leyes y decretos de protección al medio ambiente; junto a la promoción de campañas que inculquen en la población una mayor conciencia ambiental que los impulse a cuidar nuestro patrimonio natural. Desde nuestros hogares y lugares de trabajo debemos comenzar a desarrollar el hábito de reciclar, cuidar el agua, utilizar focos ahorradores, elegir alternativas de transporte que no generen gases contaminantes, entre otros. Con acciones de este tipo contribuiremos a tener un mejor lugar para vivir y a que nuestros hijos puedan heredar un ambiente más saludable.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia