Columnistas

Condón, educación y aborto

El aborto como método contraceptivo crece ante la falta de adecuada educación sexual.

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

01:24 / 28 de marzo de 2017

En los últimos meses, el tema del aborto y su legalización se ha convertido en el eje de muchos debates importantes (explicitados desde posiciones científicas; la defensa de la objeción de conciencia y de la libertad de elección, muchas veces usadas contrapuestamente; hasta la misandria). Pero este asunto se ha abordado nula o escasamente desde la prevención del embarazo a través de los métodos preventivos y la educación sexual, áreas de la salud pública y la educación integrales, responsabilidad del Estado. A estos temas me referiré.

Se define como métodos anticonceptivos a “cualquier acto, dispositivo o medicación para impedir una concepción o un embarazo viable” (Wikipedia) cuyo empleo implica el control de la reproducción (de la natalidad) en un concepto amplio de planificación familiar: educación sexual, prevención y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y tratamientos contra la infertilidad, entre otros. Sobre la interrupción del embarazo (agresivo tanto a la vida y la integridad física de la madre como del feto), en lo debatido se obvia que el Programa de Acción del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) excluyó el aborto como método de planificación familiar.

Una educación sexual integral incluye la enseñanza, difusión y divulgación de la sexualidad humana en todas las edades del desarrollo, las relaciones sexuales, la orientación sexual, la reproducción y los derechos sexuales y reproductivos; desproveyéndolos de tabúes, prejuicios y mitos. La educación sexual (fundamental en la lucha contra el machismo, la violencia de género y la sexualidad irresponsable) promueve el respeto a las identidades y concita la participación de la escuela (el Estado la ha incluido dentro de la vigente Ley de Educación Avelino Siñani-Elizardo Pérez, aunque desconozco la profundidad y amplitud de su aplicación), la familia (muchas veces prejuiciosamente renuente a tratar el tema o tendiente a solo hacerlo desde la fecundación) y la sociedad civil, eje de opinión pública y muchas veces reduciendo sexualidad a genitalidad.

Entre los métodos anticonceptivos más efectivos, baratos, de fácil uso y accesibles están los “de barrera”. De éstos el condón masculino, el único en el que participa directamente el hombre, tiene un alto porcentaje de efectividad anticonceptiva (95%), y aunque cuestionado en el pasado con falsos prejuicios machistas y criticado por razones religiosas y de falsa promiscuidad, protege a la madre de las ETS, le evita los conflictos de un embarazo no deseado, así como las afecciones físicas y psicológicas de su interrupción. Lamentablemente la exclusión de los métodos preventivos y la educación sexual de las discusiones actuales y la definición de la pobreza y estudios como causales son sesgos neomalthusianos, plenamente rebatidos en China, simplificadores de la acción responsable del Estado y contradictorios con la Agenda Patriótica 2025.

La Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de El Cairo demandó “encarar la práctica actual de recurrir al aborto para la regulación de la fecundidad mediante la satisfacción de la necesidad de las mujeres de esos países de contar con mejor información y más opciones”. El aborto como método contraceptivo crece ante la falta de adecuada educación sexual (más escasa bajo carencia, sobre todo rural) y de acceso y promoción del uso de métodos anticonceptivos seguros y no agresivos. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia