Columnistas

La Confederación Perú-Boliviana

Más allá de la organización política, la Confederación significó un proyecto a largo plazo

La Razón / Fernando Cajías de la Vega

00:27 / 27 de julio de 2013

Las relaciones entre Perú y Bolivia tuvieron su momento de mayor acercamiento durante la Confederación Perú-Boliviana. Si bien para este gran proyecto contribuyeron muchos ciudadanos y circunstancias favorables, su principal promotor fue el Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calahumana, ciudadano no sólo de Bolivia sino también de Perú.

En efecto, Andrés de Santa Cruz nació en La Paz, hijo de un criollo peruano de Huamanga, don Josef de Santa Cruz, y de una noble indígena descendiente del cacicazgo de Huarina, doña Basilia Calahumana. En su sangre llevaba la integración. Se casó con una peruana, doña María Francisca Cernadas, su compañera de toda la vida, lo que reforzó su pertenencia a ambos países. A esos rasgos fundamentales de su personalidad se suma su formación como militar y estadista en ambos países, prueba de ello es su actuación durante la Guerra de la Independencia, primero como realista y luego como patriota. Independizadas ambas repúblicas, cumplió altas funciones en las dos.

Es innegable la gran amistad que lo unió con Bolívar, no así con Sucre, así como la influencia que ejerció el Libertador sobre él, especialmente en sus proyectos continentales, como la Federación de los Andes. Si analizamos a los protagonistas políticos hispanoamericanos de los primeros años republicanos, pocos tuvieron una visión continental. Entre ellos destacan Bolívar, Sucre, San Martín, O’Higgins y Santa Cruz. El primer gobierno de Santa Cruz en Bolivia fue de los mejores que tuvo nuestro país, por ello algunos de nuestros historiadores critican que no haya continuado su labor interna, en lugar de dedicarse al proyecto de unir a peruanos y bolivianos, proyecto que finalmente no resultó.

Como se sabe, la construcción de ese proyecto no fue fácil, pues se tuvo que enfrentar con una fuerte oposición interna y externa. Pese a ello, logró suscribirse el Pacto de Tacna de 1837, que plasmó las bases para la Confederación Perú-Boliviana. En ese pacto se creaba un Estado federal compuesto por tres Estados soberanos: Nor Perú, Sur Perú y Bolivia. Los tres tenían sus propias administraciones, pero sometidos a un poderoso gobierno central, encargado de las relaciones internacionales, las fuerzas armadas y la política económica. A la cabeza del Poder Ejecutivo estaba el Súper Protector Andrés de Santa Cruz, con amplios poderes.

Más allá de la organización política, la Confederación significó un proyecto a largo plazo, cuyas dos bases fundamentales eran la construcción de un Estado poderoso con primacía en Sudamérica y hegemonía en el océano Pacífico. El mayor opositor al proyecto fue el Gobierno de Chile, que adoptó el proyecto de Portales que significaba precisamente lo contrario: impedir la unión de Bolivia y Perú, para mantener el equilibrio americano y tener la hegemonía en el Pacífico. Esto último significaba que Valparaíso sea el gran puerto de redistribución de la mercadería europea, y no así Arica o el Callao. Por circunstancias internas y externas, el proyecto crucista fracasó; en cambio, el proyecto portaliano se consolidó. Dada la anarquía que se vivía en América en esos años, los dos proyectos de Estado más serios y de larga duración que se dieron fueron los dos mencionados.

El Gobierno chileno logró convencer a los gobiernos boliviano y peruano, posteriores a la caída de Santa Cruz que el Mariscal era el peor enemigo de las tres repúblicas, y no cesaron hasta lograr que saliera desterrado a Europa. El crucismo no murió inmediatamente, como sucedió con otros partidos caudillistas. Tuvo seguidores por varios años, especialmente en el sur peruano y en Bolivia. En Bolivia, varias veces intentaron retomar el poder.

En todo caso, fue la Guerra del Pacífico, como afirma el historiador estadounidense Phillip Parkerson, la que demostró el error de no haber mantenido la Confederación y así muchos bolivianos y peruanos reavivaron los anhelos de Santa Cruz. Entre ellos destacaron Ladislao Cabrera y Julio Méndez, quienes presidieron el Club de la Unión Federal Perú Boliviana. Sin duda, parafraseando a Parkerson, no es difícil deducir que de haber prosperado el proyecto de la Confederación, la historia de la región habría sido muy diferente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia