Columnistas

Confluencia

Vladímir Putin y Recep Erdogan no son tan fuertes como parecen. Y también necesitan a Europa

La Razón (Edición Impresa) / José Ignacio Torreblanca

00:00 / 17 de enero de 2016

Señor Erdogan: nos disgusta su continuo hostigamiento a periodistas y medios de comunicación. Tampoco estamos contentos con sus tejemanejes en Siria, donde parece más interesado en preservar los intereses geopolíticos de Turquía que en buscar un futuro de paz para los sirios. Sus recelos hacia los kurdos tampoco tienen mucho sentido, pues estos hace tiempo que se han ganado el respeto de la comunidad internacional. Y nos preocupa su política de gatillo fácil hacia Rusia, que nos puede meter a todos en un buen lío.

Tampoco tenemos muy claro cuál es su papel en la crisis de los refugiados sirios. Disculpe las dudas, pero no nos consta que su policía ni guardacostas hayan hecho mucho por evitar que cientos de miles de personas arriesguen sus vidas intentando cruzar el Egeo, ni tampoco que esté luchando a brazo partido contra las redes criminales que se lucran explotando a esas pobres gentes.

Pero no se preocupe, esto es solo lo que pensamos, no lo que decimos. Europa ha decidido poner encima de la mesa 3.000 millones de euros para así intentar reducir el flujo de refugiados. A cambio facilitará el acceso sin visado a la Unión Europea de los ciudadanos turcos y hará como que relanza las negociaciones de adhesión.

Claro que ambos sabemos que dichas negociaciones no van a concluir satisfactoriamente. Primero, porque a usted no le interesa; el cúmulo de normas que tendría que aceptar para ser miembro de la UE chocaría con sus planes de erigirse en un líder con amplios poderes y pocos controles. Segundo, porque la adhesión de Turquía jamás pasaría el test del referéndum que muchos países, entre ellos Francia, han diseñado con el fin de asegurarse de que nadie se tome en serio la posibilidad de una adhesión.

Los refugiados nos acercan a Ankara, y el terrorismo a Moscú. Ese acercamiento es fruto de la debilidad europea, sí, pero por suerte no solo de la suya: Putin y Erdogan no son tan fuertes como parecen. Y también necesitan a Europa. Si en lugar de huir hacia delante todos se sientan a la mesa, habrá un comienzo al que sumarse.

Es profesor de Ciencia Política y director de la Oficina del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), columnista de El País.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia