Columnistas

Construyendo la Torre de Babel

Prácticamente todos los científicos se han equivocado  o visto la verdad solo parcialmente

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

00:00 / 10 de enero de 2014

Según el libro de Génesis, los hombres se empeñaron en un colosal proyecto, símbolo y centro de unidad del género humano: la construcción de la gran ciudad de Babel con una torre formidable. Pero aquella obra pública no se acabó, y los hombres se encontraron más divididos entre sí, confundido su lenguaje, incapaces de reencontrarse... “¿Por qué se cansaron en vano los constructores? Porque los hombres... quieren ser fuertes y poderosos... contra Dios”, asegura Juan Pablo II. 

Es muy probable que el objetivo europeo de reducir en 20% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020 respecto de 1990 se cumpla, pues debido a la crisis económica, que ha limitado la contaminación industrial; la incorporación de exrepúblicas soviéticas y otras razones, para noviembre de 2013 las emisiones ya habían bajado 18%. Pero esta “lucha” parece haber costado que los europeos paguen por el gas y la electricidad entre 22% y 45% más que ocho años atrás, mientras que en EEUU los precios cayeron. Ahora, la Comisión Europea quiere reducir la emisión de gases en un 40% para 2030, lo que a Greenpeace la parece insuficiente; mientras que World Wildlife Fund propone 55%. Y los “ecologistas” quieren, además, un aumento obligatorio de las energías renovables. 

Ahora, cómo se conjuga el “calentamiento global”, que provocarían estos gases, con la peor ola de frío en décadas en la mitad de EEUU con temperaturas de hasta -30º (con sensaciones térmicas de hasta -50º). Los que tienen menos de 40 años no han visto nunca algo semejante. La causa es el vórtice polar, que se podría definir como un ciclón persistente situado cerca de uno de los polos geográficos de la Tierra. El vórtice Ártico, en ocasiones raras, se modifica de forma tal que proyecta de forma extraordinaria su efecto más hacia el sur.

En fin, no sé nada de “cambio climático”, no soy un especialista en el tema,  pero qué tal si, como dicen otros muchos científicos serios, esto es solo una excusa que utilizan los organismos estatales para garantizarse fondos, para la lucha contra el “calentamiento global”. Después de todo, prácticamente todos los científicos se han equivocado o visto la verdad solo parcialmente. La mecánica clásica de Newton, por caso, luego quedó corregida por Einstein quien, seguramente, será corregido en el futuro.

Como no sé quién tiene razón y sí sé que ningún científico (¡ninguno!) ve la verdad completa, no me opondría a los que creen en el “calentamiento”, pero tampoco a los otros. Imponer coactivamente “leyes” contra el “cambio climático” (como intentan los Estados y los “ecologistas”) es el acto de soberbia de quienes quieren su Torre de Babel. Es que la coacción (surgida del monopolio estatal de la violencia) pretende, según explica el tomismo aristotélico, desviar el curso natural: es la rebelión del hombre que desconoce a la naturaleza creada por Dios. Y es irónico, porque sabemos que los mayores contaminadores globales son las fuerzas de seguridad y armadas necesarias para imponer las “leyes”.  

Chávez decía, al imponer militarmente un plan, que “es un programa de transición al socialismo... (para) una radical supresión de la lógica del capital”. Preocupa esta soberbia hasta querer suprimir la “lógica” natural de las personas. Por cierto, la construcción de su Babel, el “socialismo igualitario”, fracasó destruyendo a Venezuela, como que toda violencia siempre destruye.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia