Columnistas

Corea del Norte ha ganado

La respuesta correcta para ese entonces y ahora debe ser afirmar el respeto a la libertad de expresión

La Razón (Edición Impresa) / Fareed Zakaria

00:02 / 10 de enero de 2015

Ya que las agencias de inteligencia estadounidenses creen que Corea del Norte estuvo detrás del ataque cibernético contra  Sony Pictures Entertainment, la discusión finalmente ha dejado de centrarse en los correos electrónicos acerca de Angelina Jolie o Barack Obama, y ahora se basa en la historia real, que es mucho más alarmante. Uno de los regímenes más desagradables y peligrosos del mundo ha amenazado de manera eficaz que si una cinta artística se mostrase públicamente, lanzarían ataques terroristas en Estados Unidos. Y, maravillosamente, casi todos los involucrados han cedido.

Imaginemos que el Gobierno iraquí hubiese amenazado con realizar un ataque terrorista en tierra estadounidense si, por ejemplo, un libro que consistiese en una parodia de su líder supremo, el ayatolá Alí Hoseiní Jamenéi, estuviese a punto de ser publicado. ¿Acaso no consideraríamos que esto sería una rendición intolerable frente a amenazas de terror y una violación a los principios fundamentales tales como la libertad de expresión?

De hecho, una situación un tanto similar se presentó en la fatua (pronunciamiento legal en el Islam) emitida por el ayatolá Ruhollah Khomeini acerca de Salman Rushdie debido a su libro Los versos satánicos, publicado en 1988. Y una gran parte del mundo libre, aunque ciertamente no todo, estuvo a su lado para defender su derecho de escribir un libro satírico e incluso incendiario acerca del islam y su profeta.

Sin embargo, hoy, al enfrentarse con una situación prácticamente idéntica con la película de Sony The Interview (La entrevista), la reacción ha sido totalmente diferente. Luego de que las principales cadenas de cine del país afirmaran que retrasarían el estreno de la película, Sony Pictures anunció que cancelaría oficialmente su estreno del 25 de diciembre. Otros estudios cinematográficos no respaldaron a la compañía cinematográfica estadounidense. En efecto, la revista Deadline informó semanas atrás que la producción de otra película ambientada en Corea del Norte, una cinta de suspenso protagonizada por Steve Carell, fue cancelada. De igual manera, las estrellas de The Interview cancelaron todas sus apariciones mediáticas.

Se podría decir que esta película es simplemente una comedia. Pero la cinta de Charlie Chaplin El gran dictador también era una comedia, satirizando a un malvado loco, Adolf Hitler. Y vale la pena recordar que mientras se realizaba la película de Chaplin, a fines de la década de los años 30 del siglo pasado, el gobierno de Neville Chamberlain quería prohibir su distribución en Gran Bretaña, en el marco de su política de apaciguamiento hacia la Alemania nazi. No obstante, en el momento en el que la película fue estrenada, en 1940, Inglaterra estaba en guerra con Alemania y todo había cambiado.

Por qué una amenaza terrorista de Corea del Norte produce apaciguamiento, mientras que las amenazas de los terroristas islámicos provocan coraje, desafío y resistencia? Sospecho que se debe a que somos completamente conscientes del barbarismo de los terroristas yihadistas. Sin embargo, tendemos a pensar en Corea del Norte de manera cuasi cómica, como los extraños dictadores con sus raros cortes de pelo, la extraña y sincronizada adulación en masa, la retro propaganda y la retórica.

Sin embargo, en realidad la dictadura de Corea del Norte es una de las más represivas y crueles del mundo. Las estimaciones se basan en varios hechos, tales como que raptó a miles de personas de países vecinos luego de la guerra contra Corea del Sur, permitió que entre 1 y 2 millones de personas de su propia población murieran en una hambruna en 1990, y actualmente encarcela alrededor de 100.000 ciudadanos en campos de trabajo. Las Naciones Unidas designaron un panel para investigar la situación de los derechos humanos en Corea del Norte. Su informe, publicado en febrero de 2014, describe a un régimen que realmente no tiene ningún paralelo en la escala de su crueldad y opresión sistemática.

Los estudios cinematográficos y cines enfrentan un desafío real, ya que deben realizar un balance entre la temática de la libertad de expresión y la seguridad y el comercio. Pero han cometido un error. Lo entiendo perfectamente. En 2009, la editorial de la Universidad de Yale publicó un libro acerca de la controversia de la caricatura danesa sobre Mahoma, pero se abstuvo de publicar las caricaturas ofensivas reales del profeta, debido a temores de represalias y violencia por parte de fundamentalistas islámicos. Como consejero de la universidad, me preguntaron si podía defender la decisión (la cual no podría haber tomado). Movido por mis preocupaciones hacia una institución que amo profundamente y hacia un grupo de administradores a los cuales les tengo un gran respeto, formulé una declaración en la cual apoyé las acciones de la universidad, que siempre he lamentado. La respuesta correcta para ese entonces y para ahora debe ser afirmar el respeto a la libertad de expresión.

El Gobierno estadounidense debe encontrar una manera de responder a este acto de agresión contra el territorio norteamericano. De no ser así, Corea del Norte se saldrá con la suya, con su peor ataque cibernético hasta la fecha, así como con la amenaza de terrorismo más descarada de los últimos tiempos. Será vencedor y envalentonado. Además, no cabe duda que los grupos tales como Al Qaeda y el Estado Islámico notarán que la mejor manera de asustar a los países a la sumisión es amenazarlos con estos tipos de ataques. Llegado ese punto, la historia acerca de los correos electrónicos y sobre Angelina Jolie y los salarios de los directores de cine será mucho más que una comedia de Hollywood.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia