Columnistas

Cotagaita y la Chaskañawi

Sería difícil desconocer la sólida y unánime identidad de Cotagaita: tierra de la Chaskañawi.

La Razón (Edición Impresa) / Wilbert Villca López

01:22 / 28 de marzo de 2017

Los tiempos cambian, reza un conocido dicho popular. Sí, cambian. Probablemente las señoritas de hoy admiren la belleza de alguna famosa actriz o modelo. A mediados del siglo pasado, posiblemente algunas jóvenes bolivianas deseaban poseer la belleza detentada por Claudina. Jaime Mendoza (1911), Adolfo Costa du Rels (1921), Carlos Medinaceli (1947) y Óscar Cerruto (1949) hicieron popular el nombre, bautizando a la singular belleza femenina de pollera plasmada en las protagonistas de sus creaciones literarias.

Casi un siglo después, la Claudina de la novela La Chaskañawi, escrita por Medinaceli en 1924, pero publicada recién en 1947 en Buenos Aires, parece ser la que más pervive en el imaginario social, su tierra natal. En quechua, chaskañawi significa “ojos que brillan como la estrella”. La guapa protagonista expendía chicha, bebida elaborada de la harina de maíz, distribuida en tutumas (vasos) desde un cántaro hecho por alfareros de Llura y Talina. Su belleza, asegura el narrador, era difícil de eludir. Vivía en una llajta (pueblo) que alude a Cotagaita (sur de Potosí). Con los contrastes sociológicos de la época, el nombre de la protagonista se convirtió en un clásico nacional de la literatura.

Hasta hoy la chicha es adquirida en puntos transitables. Las chicherías son móviles. Hay vendedoras que la ofrecen en un cántaro con cuidados ante la temperatura solar, debajo de una sombrilla. Los clientes se sientan alrededor en unas bancas: antes del pedido reciben de cortesía una pequeña tutuma llamada k’iska, galeta, en otros lugares. En las comunidades la chicha es ofrecida en improvisadas sombrillas de ramas de árbol llamadas tambos. Esta imagen da para evocar algunos pasajes de la narrativa de Medinaceli. La Chaskañawi, además de su cautivante mirada, tenía largas y espesas trenzas. Los colores de su vestuario, su silueta y sus gestos impregnaban ideales platónicos en sus clientes “presos”. Qué contextos eran aquellos.

Durante la primera mitad del siglo XX, los ingresos municipales de las pequeñas poblaciones y ciudades de los valles y cabeceras de valle del país dependían en gran medida de la contribución generada por el expendio de la chicha. Las chicherías eran locales de confluencia de los aficionados, aunque despreciadas por un escaso número de élites blancas católicas. En las vecindades se comentaba sobre la imagen de las chicheras, a la par de los asuntos públicos. Cuando la chichera vestía pollera, era hermosa y soltera, abría espacios para mayores entredichos locales. La Chaskañawi es un ícono de ese tipo de contextos provinciales.

Hace un siglo, mientras los Aramayos, barones mineros, se codeaban con inversionistas ingleses, alemanes y franceses; un poco más al sur, con eje en Tupiza, en la vecina Cotagaita se registró también un boom minero pero sin repercusiones. La “dinastía Aramayo” prefería fluir con sus capitales hacia Europa vía los puertos chilenos y de La Plata, aunque las aguas copajiras de sus compañías mineras bañaron los cultivos de las comunidades chicheñas desde 1860. Ocurrió.

Hoy en día, en verano, los visitantes a Cotagaita pueden disfrutar de las frutas naturales sin aplicación de químicos y de la gastronomía típica. Quienes apelen a la creación literaria podrán “beber” la chicha en tutumas con flotantes óleos rojizos llamado ñawis (ojos), singulares en esta bebida chicheña. El singani de uva destilado en artesanales falcas de ollas de barro, a fuego y leña, es insuperable comparado con la tequila mexicana, la cachaza brasileña o el pisco peruano. El sur posee sus propias riquezas. Sería difícil desconocer la sólida y unánime identidad de Cotagaita: tierra de la Chaskañawi.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia