Columnistas

Crecer en familia

Acompañar significa valorar el pensamiento propio, las posibilidades de crear, de reinventarse

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

00:39 / 21 de enero de 2016

Como todos los años, en la segunda mitad de enero muchos padres de familia duermen a la intemperie en las puertas de los colegios para inscribir a sus hijos en los que ellos consideran que son los mejores establecimientos educativos. La mañana del inicio del registro escolar es acompañada de tumulto, petardos, bloqueos... porque no hay suficientes cupos, aunque milagrosamente este tema siempre queda resuelto. Días después, las librerías o los camaleónicos centros de abasto que para la fecha se transforman en montañas de cuadernos, hojas de carpeta, campos floridos de lápices de color, crayones, acuarelas, rebosan de niños y adultos que, munidos de listas cortas y largas, llenan mochilas con ruedas o sin ellas con todo el material nuevo, listo para estrenar.

Así comienza el año escolar para estudiantes, maestros y padres de familia. Es decir que la familia entera, la comunidad en su conjunto, comienza la maravillosa etapa de aprender, de prepararse en el estudio, en el descubrimiento de las ciencias y del comportamiento en sociedad. Dicho de esta manera suena muy bien, pero la realidad no es tan bonita. La verdad es que los padres de familia en muchos casos piensan que su responsabilidad se limita al pago de los gastos que implican la escolaridad de sus hijos, y digo gastos porque no consideran a la educación como una inversión. No acompañan a los niños ni a los adolescentes en su formación.

Esta no es una propuesta para que los padres o tutores se hagan cargo de las tareas de los estudiantes, más bien es una invitación para que muestren interés por conocer, por saber y aprender aquello que se desarrolla en las aulas y fuera de ellas. Es una exhortación para que asuman su responsabilidad de acompañantes, de vigilantes de esas vidas que deberían ser la prioridad de todos los programas de gobierno, de todos los presupuestos, de todos los POA departamentales y municipales, pero —sobre todo— de todos los planes de vida familiar.

Acompañar la escolaridad desde el ámbito familiar tiene que ver con escuchar a quienes llegan y abandonan la mochila para contar que ese día en la clase de ciencias hablaron sobre aves en extinción, que su compañero participa más desde que usa lentes, que la promoción ya tiene nombre. Los miles de temas que entre los contenidos de la clase y los datos más cotidianos dejan traslucir todo el entorno en el que se está desarrollando la educación. Acompañar también significa aprender, asumiendo el papel de estudiante, reconociendo que no sabemos todo ni mucho menos. Finalmente, acompañar significa valorar el pensamiento propio, las infinitas posibilidades de crear, de reinventarse, de crecer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia