Columnistas

Credibilidad es todo

Con la llegada de las RRSS, hoy más que nunca la credibilidad de los mensajes está en entredicho

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri Salmón *

23:35 / 19 de enero de 2017

En muchas partes del mundo el 28 de diciembre se festeja el Día de los Santos Inocentes. Pero en Bolivia tiene una característica particular, es la jornada de las bromas. Antes, los abuelos urdían por semanas cómo engatusar a los más cercanos.

Los medios de comunicación han mantenido por décadas esta costumbre, sin darse cuenta que el mundo ha cambiado; y sobre todo el de la comunicación social. Ignacio Ramonet señala que es como si hubiera caído un meteorito sobre la tierra, produciendo una gran nube de polvo. Cosa que todos sabemos que ocurrió en la hoy llamada Península de Yucatán. El resultado es que los dinosaurios simplemente desaparecieron. Lo propio está ocurriendo con el viejo periodismo.

Dada la irrupción de las redes sociales y con ellas, una impresionante red de mentiras, medias verdades y manipulaciones, hoy más que nunca la credibilidad de los mensajes está en entredicho. Súmele a ello la proliferación de medios constituidos para difundir ideas políticas, la cosa está servida.

Si sembramos dudas sobre nuestros contenidos, aunque sea durante las 24 horas del Día de Inocentes, nos estamos disparando en el pie izquierdo. Las redes son fundamentales para la construcción de la democracia del siglo XXI, pero cuidado, son también portadoras de mucha basura. Es como si abrieran la compuerta del infierno que guarda todos los bajos instintos. Al punto que hay días en que uno no quisiera leer Facebook y su burbuja informativa.

El Dakar ha demostrado que una cosa son las redes sociales y otra las calles. Al final, unas pocas decenas de personas protestaron y millares aplaudieron. Toda una lección para la oposición clasemediera.

El 28 de diciembre cometimos el error de bromear señalando que Bolivia sería sede del Mundial de Fútbol 2026. Lo peor es que quienes compartieron el anuncio no leyeron todo el texto ni vieron todo el video donde al final se aclaraba que se trataba de una inocentada. El resultado: primero alegría, luego enfado al sentirse estafados.

Todo esto nos lleva a la certeza de que las inocentadas son perjudiciales para el periodismo moderno, pues el consumidor es engañado a diario. Esto por el momento. La nube de polvo se despejará, volverá el sol, los dinosaurios estarán enterrados, sencillamente porque el consumidor sabrá separar la paja del grano. Mientras tanto, no más inocentadas, por favor.

* es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia