Columnistas

Cuenta regresiva

Podríamos iniciar una cuenta regresiva, pero no para quejarnos, sino para prevenir las quemas

La Razón / Carmen Beatriz Ruiz

01:17 / 18 de abril de 2012

Parece que, finalmente, se está terminando la época de lluvias y en varias zonas del país comenzarán a secarse los charcos que los alargados aguaceros nos dejaron. Pronto estaremos suspirando por un poquito de humedad, sobre todo cuando que nos caigan julio y agosto, con sus vientos inmisericordes y el oleaje de humo áspero que emana de las quemas. Anhelaremos la lluvia para que se lleve ese atentado a la vegetación y a los pulmones, mientras la mayoría de los medios de comunicación nos irán informando, en una especie de cronología expost dramática, cuántas miles de hectáreas se están quemando en los Yungas, en la Amazonía, en las pampas benianas, en la extendida frontera agrícola del departamento de Santa Cruz, en el parque Tunari y ¡ay! en muchos otros lugares.

Autoridades y ciudadanía podríamos iniciar una cuenta regresiva, pero no para quejarnos, sino para prevenir las quemas. En la línea de una acción preventiva hay varias actividades que se pueden sugerir a las autoridades pertinentes y varias otras que nos podemos sugerir a nosotros mismos, ciudadanos y ciudadanos, como parte de una responsabilidad compartida.  

En primer lugar, las gobernaciones ya tienen mapas con ubicación de las zonas de práctica usual de chaqueo y de riesgo de incendios. Podrían iniciar de inmediato campañas educativas y de control y vigilancia preventiva en cada departamento. En el primer caso es recomendable usar medios audiovisuales locales, realización de eventos didácticos en escuelas y colegios, capacitación de docentes para su adecuada transmisión y reuniones con organizaciones territoriales. En el segundo caso se podrían conformar cuerpos temporales de guardaparques, localizados en las zonas de riesgo, con formación preventiva ambiental, en coordinación con el sistema de Servicio Militar y el Premilitar de cada departamento. 

En segundo lugar, autoridades, directivas de organizaciones sociales, empresas, emisoras de radio y canales de televisión locales podrían gestionar premios especiales con nominación de estímulo a la población, dirigentes, autoridades y líderes de las zonas que disminuyan, controlen o impidan sus niveles de quema.

Por otra parte, todos deberíamos hacer un esfuerzo cultural para cambiar la mentalidad de registrar la información sobre las quemas solamente después de que han ocurrido, con una especie de sentido dramático y fatalista que se roza peligrosamente con el amarillismo. De hecho, ya hay suficiente información anual con la cual puede hacerse línea de base en cada municipio, región y departamento, para que el registro no sea solamente una queja póstuma sino para hacer monitoreo preventivo y para difundir y promocionar resultados positivos.

Seguramente las y los especialistas en el área pueden proponer muchas acciones, enfatizando el carácter local para mayor eficacia, el papel fundamental de los municipios, las gobernaciones y de la ciudadanía. Instituciones especializadas podrían lanzar de inmediato un concurso de planes para nutrir a los diferentes actores con ideas frescas y accesibles.

La cultura política y la ciudadana en nuestro país están basadas en el reclamo de derechos. Después de 30 años de democracia, ya es hora de incluirles mayor responsabilidad sobre el cumplimiento de las obligaciones, como esta sugerencia para una cuenta regresiva que disminuya el impacto de los chaqueos en el territorio nacional. ¿Probamos?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia