Columnistas

¿Culturas que se entrecruzan?

Los mundos culturales que se entrecruzan en las ciudades han edificado significaciones nuevas.

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas *

00:46 / 19 de enero de 2017

Los procesos de urbanización en la mayoría de las ciudades latinoamericanas son el resultado de las distintas dinámicas del pasado, especialmente del siglo XX, cuando su transformación fue exigida por demandas sociales que afirmaban la no diferencia entre el país urbano y el país rural en ciertos sectores citadinos a causa de la migración campo-ciudad.

Cabe afirmar que la presión social de los 70 no logró cambiar el mapa expresivo de discontinuidad y destiempo entre modernidad y tradiciones. Tampoco alcanzó a mejorar las condiciones de vida y los espacios habitacionales de los suburbios o sectores de invasión (migrantes rurales), los cuales ya empezaban a convertirse en lugares violentos y de reciclaje cultural. A pesar de ello, las reivindicaciones sociales de esos momentos lograron ciertas transformaciones referidas a la necesidad de creación de nuevas políticas urbanas y de participación ciudadana. Con ello nacieron algunos planes con signos urbanos cuyas directrices entrecruzaban realidades culturales distintas.

En cambio, en otros países más desarrollados, por ejemplo europeos, existieron otro tipo de realidades que terminaron siendo de gran trascendencia. Esto gracias a la aceptación, hace casi 50 años, de inmigrantes que fueron creciendo en cantidad.

Una rea-lidad que no solo llevó a esas ciudades a revisar sus principios de planificación urbana, sino también a replantearse que al haber abierto las puertas a una migración de número importante, por la necesidad de mano de obra para ampliar la industrialización, ésta requería de mayor calidad de vida y la única forma de lograr aquello era reconsiderar también conceptualmente la proyección de barrios con nuevos fundamentos de calidad urbana, que ayudasen a evitar que se convirtieran en suburbios.

Como resultado del de-sarrollo con base migratoria, la riqueza de dichas naciones alcanzó un crecimiento significativo.

Asimismo, tuvieron lugar hechos contradictorios que lamentablemente no fueron percibidos en su momento. Nos referimos a la comprensión de la fuerza con que llegaban otras culturas (la de los migrantes), que trajeron consigo infinidad de costumbres, creencias y hábitos; los cuales después de casi medio siglo han roto, de alguna manera, ciertas características identitarias de las ciudades que las acogieron.

Esto representa hoy una nueva preocupación para esas sociedades. A pesar de ello, esa comunidad es importante, pues los hijos y quizá nietos de aquellos obreros del ayer  son, en su mayoría, personajes notables para el engrandecimiento de esas urbes.

En ambos ejemplos es evidente que desde los años 70 las ciudades vivieron diferentes cambios dentro sus propias realidades, tanto en América Latina como en ciertas ciudades de Europa. En la primera se entrecruzaron sensaciones de vacío por la falta de solución a sus reivindicaciones sociales, pero hoy los mundos de sueños utópicos parecen mantenerse. En el segundo caso, el entrecruzamiento cultural es una realidad irrefutable; y aunque la identidad propia de los países europeos se impone, no falta la comunidad originaria que nostálgicamente añora el pasado, tratando de mantener sus expresiones culturales y tradiciones propias.

Los tiempos que vivimos dan cuenta de que los mundos culturales que se entrecruzan en las distintas ciudades han logrado edificar significaciones nuevas, que evidentemente enriquecen sus valores; sin embargo, aquellas culturas de “raíz externa” mantienen sutil y privadamente la fuerza de su propia identidad, aun habiéndose conectado con el vivir de las grandes urbes.

* es arquitecta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia