Columnistas

De Dakar a la eternidad

La anécdota es pertinente cuando Bolivia se apresta a acoger la edición 2015 del Dakar 

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

02:08 / 29 de marzo de 2014

Era un inquieto muchacho de 24 años apasionado de la aviación como Saint Exupery. Fue un principito rubio, Francois Xavier, que por su frenesí de ayudar al prójimo en dificultad solía pilotear el helicóptero monitoreando la ruta del París-Dakar en compañía de Thierry Sabine, el inventor y creador de la famosa competencia automovilística, cuando un 14 de enero de 1986 el aparato en que volaban se precipitó a tierra y mató a sus cinco ocupantes. Una tormenta de arena en el desierto de Mali fue la causa del accidente que justificó el logo ideado por Sabine para el rally: un desafío para los que parten, un sueño para los que quedan. Esa tragedia nacional se convirtió en un golpe devastador, “como del odio de Dios”, para la condesa Albina du Boisrouvray, nieta del magnate minero Simón I. Patiño, perder a su único hijo, cuyo talento y personalidad eran promisorios. Fueron meses de angustia para la desconsolada madre que, sin embargo, se repuso del trauma y pensó que en memoria de Francois Xavier pondría en marcha una fundación que dedique sus esfuerzos al auxilio de segmentos desfavorecidos de la población en países del Tercer Mundo.

Para financiar este emprendimiento, Albina destinó de inicio 100 millones de dólares (de esa época), que equivalían a las dos terceras partes de su patrimonio, recolectados, entre otras, sobre la base de la subasta encargada a la firma Sothebys de las joyas que había heredado de sus padres.

Así nació hace 25 años la Fundación Francois-Xavier Bagnoud  (FFXB) cuya principal tarea es el rescate de familias atrapadas en las angustias cotidianas de la extrema pobreza, manteniendo así vivo el espíritu del malogrado heredero.

Una de las obras que lleva su nombre es el edificio de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Michigan, donde Francois estudiaba. Recuerda su condiscípula (y entonces novia) Silvana Paternostro, que, cuando fueron presentados, ella se identificó como colombiana y el joven estudiante, todo orgulloso, relievó la coincidencia latinoamericana, declarándole que él era boliviano; extremo que causaba incredulidad, dada la blonda caballera del apuesto mozalbete. La anécdota es pertinente cuando Bolivia se apresta a acoger la edición 2015 del Dakar que transitará por territorios mineros no lejanos donde el bisabuelo de Francois levantó su fortuna reputada de ser, en su tiempo, una de las más grandes del mundo.

La FFXB tiene su sede central en Suiza, está presente en 18 países, a través de 87 programas. Entre sus proyectos estrella figuran 27 aldeas FXB, esparcidas por África y Asia, asistiendo integralmente a los enfermos terminales de la pandemia del sida y haciéndose cargo de los numerosos huérfanos que quedan cuando los enfermos finalmente se van.

En Bolivia, durante muchos años funcionó en Machacamarca un programa de ayuda social, iniciado por la FFXB, que ahora se desenvuelve de manera autónoma y se espera que esa entidad amplíe sus actividades en el país.

Entretanto, al celebrarse las bodas de plata de esa magnánima fundación, corresponde rendir homenaje a la inspiradora de aquella obra, la condesa Albina du Boisrouvray, ejemplar boliviana y sensible samaritana que recorre el planeta, prodigando bienestar y aliviando las penas de los más vulnerables.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia