Columnistas

Daños colaterales

El gran perdedor es el pueblo palestino, que ha sufrido una orgía de daños colaterales

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Ángel Bastenier

00:04 / 27 de julio de 2014

El primer ministro Benjamín Netanyahu asegura que el propósito de la invasión de Gaza es destruir los túneles que comunican la Franja con Israel, por los que se cuelan los terroristas de Hamas. ¿Por qué, entonces, los diez días de bombardeos previos a la invasión terrestre? ¿Por qué Hamas rechazó un alto el fuego que habría limitado la carnicería? ¿Y, si eso tiene sentido, quiénes salen ganando, o perdiendo con la masacre?

El gran perdedor solo puede ser el pueblo palestino, que ha sufrido una orgía de daños colaterales, por otro nombre: mujeres y niños entre los varios centenares de muertos, miles de heridos y detenidos, innumerables viviendas destruidas, y la demolición total o parcial de sus ya exiguos servicios públicos.

La opinión israelí y su primer ministro sí que parecen, en cambio, seguros de haber ganado, cuando menos en el corto plazo. Netanyahu sabe que en una campaña así se produce un cierre de filas en respaldo del Ejército, por lo que con su operación Margen Protector combate tanto la amenaza de los cohetes e infiltraciones de Hamas, como trata de mantener a raya a su extrema derecha, que pide la reocupación de la Franja y un castigo aún más ejemplar, como si la matanza no fuera suficiente. Y en una extraña simetría, Hamas puede pensar que gana también porque, en comparación con la Autoridad Palestina de Mahmud Abbas, puede ufanarse de ser la única que hace frente a los invasores.

Hay límites, sin embargo, para tanta ganancia. Al establishment israelí no le interesa la destrucción completa del enemigo, si ello fuera posible, porque el vacío así creado se llenaría con una docena de grupúsculos, la mayoría escisiones de Hamas, de un yihadismo aún más extremo, mientras que la organización que gobierna la Franja cumple a la perfección un útil cometido político: permite a Israel afirmar que no hay negociación de paz posible con terroristas, abocados a la destrucción del Estado sionista. Como subraya el periodista libanés Rami Khouri, tanto como la destrucción de túneles lo que le importa a Netanyahu es “segar la hierba” bajo los pies de la guerrilla, dañar la infraestructura de Hamas, operación que, por lo visto, conviene repetir cada varios años (la última vez fue en 2008-2009, con un balance de 1.400 palestinos y 13 israelíes muertos) para impedir que la organización reconstruya su establecimiento militar, al tiempo que la mantiene permanentemente a la defensiva. Eso explicaría los diez días de bombardeos antes de ponerse a buscar túneles.

Lejos del teatro de la acción aparece, sin embargo, otro gran perdedor: Barack Obama, o la viva imagen de la impotencia. Se dispara la matanza y el Presidente norteamericano expresa su “preocupación” por teléfono a Netanyahu, y cuando éste dé por concluida la operación, hasta deberá agradecérselo. La cuestión de fondo, en cualquier caso, la expresó el Primer Ministro israelí en una conferencia de prensa, ya mediada la invasión, al decir que Jerusalén nunca consentiría que existiera un Estado palestino plenamente soberano. Y su justificación se llama Hamas. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia