Columnistas

¿Deberían los corruptos devolver lo robado?

A los corruptos no les basta con pedir perdón, deben devolver lo que han robado (papa Francisco).

La Razón (Edición Impresa) / Juan Arias

00:00 / 06 de julio de 2014

El papa Francisco ha introducido un elemento nuevo, diría revolucionario, en la lucha contra la corrupción, al afirmar que “a los políticos, empresarios y religiosos corruptos” no les basta con pedir perdón, sino que deben “devolver” a la comunidad lo que han robado. El Papa habla a los cristianos y les dice a los corruptos que no es suficiente pedir perdón a Dios, que tienen que devolver el fruto de la corrupción. La Iglesia, antes de Francisco, absolvía a esos pecadores, pero no les imponía como penitencia, para poder ser absueltos, devolver el botín producto de su pecado.

Si, según Francisco, los católicos que se adueñan del dinero público en cualquier esfera del poder tienen ahora la obligación de devolver lo robado, ¿no podría y debería la justicia civil exigir lo mismo de los condenados por corrupción? Hoy, en casi todo el mundo, a los condenados por corrupción les basta con pasar, en el mejor de los casos, unos meses o años de cárcel y después salen y siguen siendo tan ricos como entraron. También en Brasil estamos acostumbrados a que, incluso en los raros casos en que los corruptos acaban en la cárcel, se quedan sin devolver las ganancias producidas por sus actos de corrupción.

El papa Francisco, que siempre ha pedido a sacerdotes, obispos y cardenales que vayan a mezclarse con la gente de la calle para escuchar sus voces y sus lamentos, sabe por experiencia que lo que más les duele y lo que más critican los pobres es que los condenados por corrupción nunca devuelven lo robado. Lo he escuchado yo mismo cientos de veces. Los brasileños son muy sensibles con este tema. Tienen la sensación de la fuerte impunidad que rige en el país, donde casi siempre acaban absueltos los políticos acusados por corrupción, y también de que los que se han adueñado del dinero público nunca serán despojados de los bienes obtenidos.

El miércoles, los franceses se despertaron con la noticia de que su expresidente de la República Nicolas Sarkozy fue detenido por la Policía Judicial de París, acusado de tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción. Era la primera vez que un expresidente francés era detenido por la Policía y llevado a juicio. En Italia, el Alcalde de la mítica ciudad de Venecia y otros 30 políticos han acabado semanas atrás en la cárcel, acusados también de desvíos de dinero público, y el ex primer ministro Silvio Berlusconi está cumpliendo sentencia judicial trabajando con personas enfermas. En España, una hermana del nuevo rey, Felipe VI, está siendo procesada, acusada de presunta corrupción.

Cada vez la sociedad se hace más intolerante en todo el mundo contra la corrupción, sea ella política, financiera o religiosa. En Brasil hasta el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ha dicho a sus huestes del PT que no pueden abordar la campaña electoral “ignorando el tema de la corrupción”. Y cada vez las personas que viven de su trabajo y tienen que sudar su salario se indignan más y se hacen menos condescendientes con ese pecado, que el Sumo Pontífice acaba de condenar duramente.

Por primera vez un Papa ha tenido el coraje de “excomulgar” a los mafiosos. Lo acaba de hacer días atrás visitando la región de Calabria en el pobre y religioso sur de Italia. Ahora el Papa ha dado un paso más y ha afirmado con palabras que entienden hasta los más analfabetos: “Los políticos corruptos, los empresarios corruptos, los sacerdotes corruptos, perjudican a los más pobres”. Y eso porque, según Francisco, “son los pobres los que pagan las fiestas de los corruptos.

Son los que pagan la cuenta”. ¿Y cómo pagan esa cuenta? La pagan, dice el Papa, cuando ese dinero de la corrupción hace que los pobres carezcan, por ejemplo, de hospitales y escuelas dignas. ¿Podía ser más claro?

¿Alguien podrá quitarle la razón a Francisco que, al parecer, donde es menos amado es dentro de los palacios vaticanos, porque hasta allí han desembocado los ríos sucios de la corrupción que él ha empezado a combatir y excomulgar?

El mundo de hoy está necesitando con urgencia de voces que hablen sin diplomacia y con autoridad moral, como la del papa Francisco, capaces de interpretar no solo las angustias de los que habitan en el planeta de la pobreza, que son la mitad de la humanidad, sino también sus ansias de justicia, una justicia que no discrimine, que se despoje de su pecado de impunidad con los poderosos corruptos y que obligue a los que se enriquecen ilegalmente a devolver lo que no les pertenece si quieren ser absueltos no digo por Dios, sino por la sociedad que es el verdadero corazón de la política.

La verdadera reforma política y judicial de la que todos hablan y a la que nadie se atreve a meterle el diente ¿no podría empezar por obligar a los políticos, como pide Francisco, a devolver lo robado? Si Brasil llevara a cabo esa revolución, estoy seguro de que su imagen quedaría ante el mundo más engrandecida que si ganara muchas copas del mundo juntas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia