Columnistas

Decantar la oposición

Los hechos demuestran que la principal fortaleza del bloque oficialista es la oposición

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Komadina Rimassa

01:10 / 03 de julio de 2014

Por ahí he leído que la principal fortaleza del bloque oficialista es la oposición. Es cierto, los hechos han demostrado elocuentemente la certeza de esa ocurrencia. El campo opositor actúa de manera rutinaria y previsible, sin sorpresas, sin innovaciones programáticas y sobre todo con los mismos candidatos que fracasaron una y otra vez en el pasado. ¿Qué otra cosa se puede pensar del anunciado retorno de Tuto Quiroga a la escena electoral? ¿No se repite la historia de una manera paródica? ¿No hay algo de sinsentido en esta candidatura fantasmal que encarna la desdichada época del neoliberalismo?

La alianza entre Doria Medina y Costas, cuyo costo ha sido  el naufragio del proyecto centro-izquierdista del Frente Amplio, muestra un desplazamiento hacia las posiciones más conservadoras del campo político. Pero el problema no es tanto este viraje como la manera de concebir la política, priorizando la agregación azarosa de grupos y personalidades que se unen circunstancialmente para conseguir un escaño, sin discutir a fondo una visión de país. Es pues el triunfo previsible de la razón pragmática y sin visión estratégica. Y es también previsible que la bancada parlamentaria de este frente (digamos que será numéricamente importante) se disperse rápidamente, cada cual por su lado, cuando le toque jugar el rol de oposición, justamente por su inconsistencia estratégica.  

El caso del MSM es aún más dramático. Después de un largo e infructuoso coqueteo con los partidarios del gobernador Costas, que confundió tanto a su militancia como a sus dirigentes, en una posición de debilidad, se optó por invitar a Adriana Gil a la candidatura vicepresidencial, descartando a la combativa Rebeca Delgado, una figura con mayor afinidad ideológica y ciertamente emblemática para fortalecer ese proyecto. Pero el cálculo basado en criterios de marketing político pesó más que el análisis estratégico, como si la prisa ofuscara.

En la política hay “sumas que restan” dijo alguna vez Marcelo Quiroga, expresión que podría aplicarse a las fuerzas opositoras, pues revela una lectura de corto plazo de los procesos políticos y privilegia los “amarres” electorales en detrimento de proyectos de largo plazo, más difíciles porque exigen identidad, nuevos lenguajes y renovados liderazgos.  

Por su mirada estratégica, me parece mucho más coherente la candidatura rebelde y solitaria de Fernando Vargas, el líder del TIPNIS, postulado por el Partido Verde Ecologista (sin conexiones con los “verdes” de Costas). Su figura no solo encarna las heroicas marchas de los indígenas en defensa de sus derechos, sino que también aporta un pensamiento alternativo, basado en la ecología política, a las visiones neodesarrollistas y autocráticas que, finalmente, comparten tanto la oposición conservadora como el oficialismo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia