Columnistas

Deforestación

En los próximos 100 años podemos aca-bar con las funciones ecológicas que los bosques proveen.

La Razón (Edición Impresa) / Natalia Araujo

03:49 / 26 de febrero de 2013

La deforestación en Bolivia empezó con un ritmo preocupante en los últimos 100  años; la región andina ha sido la más afectada hasta el momento. Algunos estudios indican que potencialmente los Andes tenían el 71% de su superficie (283.523 km2) con cobertura boscosa o de matorrales. Datos hasta 2002 sobre el estado de conservación de los Andes indicaban que el 17% de esta región estaría cubierta por bosques en buen estado de conservación, mientras que el 57% restante del área potencial de bosques andinos tendría un estado de regular a crítico.

El paisaje andino actual, principalmente dominado por pastizales y algunas áreas con bosques o matorrales remanentes, es el producto del desbosque directo, el sobrepastoreo, el uso no planificado del suelo para la agricultura y los incendios históricos. Una buena parte del desbosque fue causado para la extracción de leña como fuente de energía, durante el auge de la actividad minera y el uso doméstico. Luego, las actividades agrícolas y ganaderas en suelos no aptos han continuado el proceso de deforestación, llegando a generar suelos empobrecidos y el deterioro de la base ambiental que sustenta los medios de vida de gran parte de la población en la región andina.

Este mismo escenario de cambio se está dando con mayor énfasis en los últimos años para las tierras bajas. Según la FAO, Bolivia se encuentra entre los diez países que perdieron más bosques en la última década en números absolutos. Algunos impulsores de deforestación son similares a los de la región andina. En las tierras bajas se presenta una agricultura mecanizada, caracterizada por ocupar superficies relativamente extensas y el uso de maquinaria pesada y altos insumos agrícolas. La agricultura de pequeña escala es otro de los impulsores que ocasiona la rápida degradación del suelo y, por lo tanto, nuevas demandas de conversión de suelos boscosos a suelos agrícolas. La ganadería ocupa otro lugar importante, ya que promueve la sustitución de bosques por pastizales.

Es claro que no podemos dejar de tener áreas agrícolas, ganaderas y otros medios de producción, que provean de alimentos y fuentes de trabajo a la población. Sin embargo, es necesario que los procesos de cambio de uso del suelo y de uso de los recursos naturales  se realicen de forma responsable. Si continuamos con los procesos de desarrollo desarticulados de la responsabilidad ambiental, probablemente en los próximos 100 años acabaremos no sólo con los bosques de Bolivia, sino también con las funciones ecológicas que éstos proveen. En nuestras manos está la decisión de qué tipo de desarrollo y calidad de vida queremos tener.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia