Columnistas

Democracia y epulones

Los partidos opositores tienen la obligación estratégica de incorporar a todos los demás actores sociales.

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

00:19 / 27 de septiembre de 2016

La democracia (con el perdón de los teóricos constitucionalistas por tan concisa y asaz simplista conceptualización sobre lo que ha sido algo tan debatido desde que Platón y Aristóteles hablaron de la dēmokratía en el siglo IV a. C., o incluso con Pericles en el anterior) es el poder de todos los ciudadanos y se asienta en el conjunto de normas tomadas por acuerdo del conjunto de la ciudadanía o por su mayoría, que confieren legitimidad a sus representantes y que deben respetarse por los que actúan dentro de ella, porque es la forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales. Y si no se está de acuerdo con estas normas acordadas por la sociedad, actuar pacíficamente para revertirlas, consensuando criterios y sumando voluntades, como predicaron y también hicieron Mathama Mohandas Karamchand Gandhi (Bāpu) y Nelson Rolihlahla Mandela (Madiba), y por eso sus pueblos los llamaron “sus padres”.

Escrito casi cuatro siglos después de La República (Politeia) de Platón y la Política de Aristóteles, el Evangelio de Lucas en la parábola del rico epulón y el pobre Lázaro denuncia las extremas diferencias sociales y la indiferencia ostentosa del poderoso ante la miseria del desposeído: “Era un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico (...) pero hasta los perros venían y le lamían las llagas” (16, 19-21).

Aberrante desigualdad que empobreció su democracia en la Venezuela de los años 90 y que llevó a intentos violentos de inresurrección, como el fracasado golpe de Estado de 1992 protagonizado, entre otros, por el entonces teniente coronel Hugo Chávez Frías; víctima él, siendo presidente constitucional, de otra intentona golpista en 2002, que llevó a Pedro Carmona Estanga a una presidencia efímera de dos días. Precisamente Carmona Estanga reconoció, años después, que la causa que socavó la democracia venezolana ganada en 1958 habría sido la indiferencia y el egoísmo de los sectores acomodados (epulones contemporáneos), incluidos miembros de las dirigencias políticas.

Chávez Frías alcanzó democráticamente el poder en 1999 con un potente mensaje de renovación social, y empezó a implementar medidas para que los Lázaros de su país accedieran a la mesa del epulón, nutriéndose del ideario del Libertador Simón Bolívar y de los también venezolanos Simón Carreño Rodríguez y el líder radical y agrarista Ezequiel Zamora Correa, para incorporar desde 2005 el propósito de un nuevo socialismo, denominado “del siglo 21” por su ideólogo, el alemán Heinz Dieterich Steffan, en un intento de actualizar el fracasado marxismo-leninismo. Pero después devino en un populismo centralista que, unido a la posterior corrupción y a la cooptación de los poderes del Estado, junto con los costos para exportar el modelo, produjeron el fracaso de la revolución bolivariana.

Hoy, una nueva clase de epulones, en el temor a perder el poder por la vía democrática (primero sometiéndose a un referéndum revocatorio y luego a elecciones presidenciales) ha desnudado su férreo control sobre los poderes del Estado (Judicial y Electoral). El pueblo venezolano votó contra el actual modelo de poder en diciembre de 2015. En ese sentido, coincido con JJ Rendón en que los partidos opositores tienen la obligación estratégica de incorporar a todos los demás actores sociales (incluyendo ampliamente a los chavistas) para lograr soluciones pacíficas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia