Columnistas

Democracia en figurillas

Aunque tiene una brizna de crueldad,  la mirada de Javier Tapia es profundamente humana

La Razón / Jorge Komadina Rimassa

00:28 / 25 de abril de 2013

Hay dos claves filosóficas para descifrar los enigmas de la política: la gravedad y la sutileza. El espíritu grave ama los discursos solemnes, las horas cívicas, los manuales de historia y los protocolos de Estado. Los que forman parte de esta corriente predican verdades trascendentes y hacen malabarismos con la palabra. Siempre los encontramos nadando a favor de la corriente, pues están convencidos de que el único error de un político es vivir alejado del poder.

En cambio, el espíritu sutil ama la travesura, la exageración y el retruécano. Esas son sus armas secretas para deformar o deconstruir el mundo, ponerlo patas arriba, trastocarlo, caricaturizarlo, en suma. Su ambición no es predicar una verdad eterna, sino ridiculizar al político de turno o demostrar un silogismo ideológico; su arte consiste más bien en sugerir el sinsentido, vislumbrar el doble sentido e insinuar el contrasentido de los juegos del poder.

Javier Tapia es uno de esos espíritus sutiles e intempestivos, cuya caricatura nos pone siempre en figurillas porque nos invita a pensar la política a contrarruta y nos enseña a reírnos de nuestras pasiones políticas, tan desmesuradas y tan efímeras en el fondo.

Hace pocos días, en la ciudad de Cochabamba, Javier, dibujante del periódico Opinión, ha presentado un libro de caricaturas, titulado La Democracia en Figurillas, que bosqueja la historia de 30 años de democracia a través de los dichos y hechos de los políticos bolivianos.

Aunque tiene una brizna de crueldad —atributo imprescindible del caricaturista de cepa—, su mirada es profundamente humana; es decir cómica y trágica a la vez, porque sus (anti) héroes, las figurillas de la política boliviana, hablan, posan, gesticulan y actúan como próceres y grandes estadistas, pero no pueden ocultar su condición humana, su prosaica humanidad. Sus caricaturas nos hace sonreír maquiavélicamente algunas veces, y en otras ocasiones, nos provocan una interminable risotada rabelesiana. Su divisa: Castigat Ridendo Mores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia