Columnistas

Denuncias y consecuencias

No es la primera vez que se busca segmentar a los medios de comunicación a partir de su posición política.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Rocha Fuentes

00:24 / 05 de enero de 2018

Las aristas que continúan emergiendo del conflicto médico son varias. Insospechadamente una de ellas ahora tiene que ver con algo que con frecuencia ocurre en el escenario comunicacional, pero que ciertamente se ha intensificado estos últimos años. Me refiero a la segmentación del conglomerado mediático entre medios oficialistas y opositores para determinar su adscripción (o no) al Gobierno.

El 31 de diciembre se dio a conocer la noticia de que la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) había denunciado que 19 medios de información (siete canales de televisión y 12 radios) “rechazaron la difusión de dos mensajes audiovisuales” (se ha hablado más de un spot que de una cuña) en los que el sector médico le enviaba un mensaje al Gobierno. Hasta la fecha no se conoce de qué 19 medios se habla.

No queda ninguna duda respecto a la buena fe de la ANP al manifestarse sobre una supuesta censura en los medios de un determinado contenido. Incluso es destacable que también se levante la voz por la ciudadanía y no solo por los medios de información. El problema radica en el fondo de esta noticia, donde se puede identificar que la fuente de la denuncia es una sola persona del sector médico que pide permanecer en el anonimato. La ANP, sin confirmar esta información, da por hecho en su nota de prensa y en sus declaraciones que la censura existió, sin dar mayores detalles sobre cómo se materializó la censura: quiénes la ejercieron y bajo qué argumentos (solo se menciona que en algún momento alguien arguyó que el contenido era agresivo). Quienes replican la noticia, al no saber de qué medios hablamos ni siquiera tienen la oportunidad de buscar una contraparte para equilibrar esta información.

Esta noticia, dada por cierta, generó un lógico malestar, que fue manifestado a través de redes sociales y que rápidamente permitió que el spot en cuestión circulara profusamente por esta vía. Y como no es la primera vez que se realiza una segmentación política de los medios de información, velozmente también arrancó la especulación/acusación sobre cuáles podrían ser estos 19 medios que habrían vetado esta difusión. El nivel de este malestar hizo que el pasado martes, al finalizar la asamblea de médicos, periodistas de al menos tres medios de información fueron insultados por integrantes del sector médico cuando intentaron consultar sobre los resultados de dicho encuentro. Según los testimonios, se les acusó de “prensa vendida” (y otros adjetivos) por no haber difundido el spot en cuestión.

No es la primera vez que se busca segmentar al conglomerado mediático a partir de su posición política. Para muestra está la costumbre de denominar a algunos medios “paraestatales”, y a otros, integrantes del “cártel de la mentira”. Y esto hasta se entiende en el marco de la política. Lo que viene a ser incomprensible es que estas segmentaciones de tipo político sean promovidas y alimentadas desde los mismos medios de información y sus actores. ¿Por qué? La ecuación es simple, las consecuencias de esta batalla simbólica serán siempre encarnadas por trabajadores/as de la información. Esto no significa dejar de ser críticos y poner en evidencia las tantas prácticas periodísticas que están más cercanas del fin político que del informativo, pero con la inteligencia y el rigor que el mismo periodismo debiera otorgar. Porque sobre todo lo que siempre será importante al final es que los medios de información no terminen siendo víctimas de esta propia segmentación política, deviniendo en partes del conflicto y no en voces-puente del diálogo que hoy tanto se extraña desde varios sectores.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia