Columnistas

Desarrollo local y regional: una opción

Podría ser mucho más beneficioso viabilizar miles de iniciativas económicas individuales y cooperativas

La Razón / Iván Finot

00:00 / 16 de marzo de 2012

Mil doscientos millones de dólares! Es razonable que una parte se utilice en empresas públicas y mixtas para industrializar nuestros recursos naturales no renovables, pero para los demás casos, en vez de crear múltiples empresas públicas fácilmente politizables, podría ser mucho más beneficioso viabilizar miles de iniciativas económicas individuales y cooperativas a través de estrategias de desarrollo local y regional.

El desarrollo local y regional es ante todo un proceso de concertación entre las organizaciones económicas y sociales de un territorio —sea éste local o regional— y su(s) respectivo(s) gobierno(s) local(es). En este proceso se determina, en primer lugar, cuáles son las ventajas económicas únicas de tal territorio en alguna actividad económica (agropecuaria, industrial, informática, turística, comercial…), sobre la base de un conocimiento sistemático previo, tanto de los recursos con que cuenta (naturales, de infraestructura, de localización, culturales y humanos) como de mercados actuales y potenciales para los productos que podría generar con esos recursos.

Una vez conocidas las ventajas económicas únicas de un territorio, tanto en recursos como en mercados para los productos que se puede generar, y tomando en cuenta lo previsto al respecto en el plan nacional de desarrollo, y en el respectivo plan de desarrollo departamental, se determina cuál es la vocación económica (o las vocaciones) del lugar, y luego se analiza cómo se procederá para aprovechar todo ese potencial en beneficio de todos. Esto desemboca en una estrategia de desarrollo local o regional, en cuya elaboración todos participaron y a cuya ejecución y control, por haber participado en su elaboración, todos se comprometen a contribuir.

En estos procesos, los gobiernos locales son uno de los actores protagónicos, ya que deciden sobre asuntos tan importantes para el desarrollo económico como infraestructura vial local, provisión de servicios públicos y apoyo a dichas actividades como proporcionarles asistencia técnica y sistemas de información. Debe definirse democráticamente cómo esas decisiones públicas harán parte de la estrategia de desarrollo local y/o regional, y finalmente todos los agentes: económicos, sociales y públicos, deben asumir compromisos ineludibles para ejecutar lo que corresponda cada uno.

Para el corto plazo, en cada localidad y región se puede partir de las condiciones actuales, pero a fin de viabilizar estrategias de largo aliento, que requieren de inversiones en infraestructura vial, de energía y riego de mayor ámbito que el local, es indispensable que tanto sus autoridades electas como las organizaciones sociales y los respectivos representantes uninominales logren que tales estrategias —las de largo aliento— sean tomadas en cuenta en los planes de desarrollo departamental.

Orientar los recursos disponibles a que los gobiernos locales y departamentales viabilicen estrategias concertadas de desarrollo local y regional no sólo contribuiría decisivamente a la industrialización, sino aumentaría sosteniblemente los ingresos no sólo de unos cuantos sino de todos los habitantes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia