Columnistas

Desarrollo y población

Pensar en mejorar  la calidad de vida no parece ser posible sin buscar el camino de los exitosos

La Razón / Jorge Zapp

00:49 / 28 de enero de 2012

Nos admiran la Revolución Francesa, la Revolución Rusa y naturalmente la revolución tecnológica actual; sin embargo, en estos últimos 50 años, el mundo ha experimentado la mayor revolución social y poblacional que podamos imaginar.

Si nos referimos a las estadísticas oficiales de las Naciones Unidas, en 1950 existían solamente dos mundos socioeconómicos, uno paradójico, el ‘tercer mundo’, pobre, que alcanzaba la gran mayoría de la población mundial, que se caracterizaba por naciones con una expectativa de vida de apenas 40 años en promedio, con variaciones entre los 30 y los 50 años y, por otro lado, una fertilidad por madre del orden de 6,5 hijos con variaciones entre los 5 y los 8, fruto de la historia colonial, de la falta de productividad, de mala alimentación, de la carencia de sistemas de educación con contenido relevante y en especial de sistemas de salud casi inexistentes para la gran masa de su población. Pensemos en Bolivia o China de los 50 y podremos ver la radiografía de esa situación de vida precaria, que resolvía su existencia en la fertilidad exagerada, que generaba la probabilidad de que algún hijo se criara y ayudara a sus padres y a la producción familiar.

Por otro lado, el mundo desarrollado, un ‘primer mundo’ (Europa, EEUU, Canadá, Argentina, Japón y un par más) gozaba de una expectativa de vida de unos 60 años con una variación entre los 50 y los 70 años, y mostraba fertilidades por mujer de apenas 2,5 hijos, con variaciones entre los 1,5 y los 3 hijos. Sin examinar siquiera las cifras económicas, eran dos mundos aparte. En medio de estos dos se encontraba, sin embargo, un ‘segundo mundo’, muy pequeño de apenas una veintena de países como Portugal o Uruguay, que cubrían el espectro de la transición entre los anteriores. El planeta se estratificaba como en el mundo medieval, entre una nobleza pequeña, efluente y poderosa, y un proletariado (de prole) pobre, con poca población intermedia entre los dos. En la actualidad desde esta perspectiva poblacional, el mundo actual se concentra en un gran bloque con las características poblacionales del ‘primer mundo de los 50’ y un grupo pequeño de naciones (como Bolivia) que se mueven rápidamente hacia el objetivo de ese desarrollo, conectando el ‘tercer mundo’ con el primero a gran velocidad.

Sin analizar otras variables (económicas, educativas o políticas), China con su reducción de población forzada, se acercó desde abajo al grupo del ‘primer mundo’ y ahora, al copiar su modelo económico y asistencial, asciende en la expectativa de vida a pasos agigantados. No es, por lo tanto, fortuita la explosión de su desarrollo actual. Pensar en mejorar la calidad de vida y las oportunidades de la población no parece ser posible sin buscar el camino de los exitosos. Se criticó, sin embargo, al Presidente por hablar en este sentido.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia