Columnistas

Desclasificado

A estas alturas es imposible seguir sosteniendo que en las FFAA no existe este tipo de documentos.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:56 / 26 de noviembre de 2016

Lo hizo la Cancillería. Los archivos del servicio exterior durante las dictaduras, entre 1964 y 1979, fueron desclasificados. En otras palabras, dejaron de ser un secreto. El milagro lo hizo tan solo un sello estampado en cada página donde durante décadas se impuso el “reservado”, y que fue cambiado por el “desclasificado” que ahora nos permite un repaso por la ignominia impuesta por unos cuantos para disponer no solo del país, sino de la propia vida y el destino de buena parte de sus habitantes.

En el acto de desclasificación de esos archivos me conmovió ver tanto rostro conocido, amigo, avejentado. Los repasé. La mayoría, víctimas directas de las dictaduras, que saben del terror de ser perseguidos, encarcelados, torturados; de lo terrible que significa estar privado de libertad o ser prisionero político sin derecho a nada.

Allí estaban parte de los sobrevivientes. Unos, sobrevivientes a secas; otros, hijos de los que no sobrevivieron. También los familiares de quienes pasaron al limbo de la categoría de desaparecidos. Pero allí no estaban todos, el odio político crea barreras incluso entre las víctimas del odio político.

Con solo mirarlos, es fácil adivinar, mientras se escuchan los discursos, que recuerdan su martirio, repasan la tortura y a su torturador, reviven los miedos de entonces, cada detalle, cada dolor, a cada amigo y compañero...

Antonio Peredo, fabricador de bombas. Luis Espinal, hay que expulsarlo por ser enemigo del régimen. Los exiliados en tal ciudad argentina deben ser sacados de la frontera, porque continúan haciendo política; los otros van al aeropuerto cada vez que llega el avión de Santa Cruz a recibir cartas y a enviarlas... si el servicio diplomático servía para eso, en esos términos, es imposible imaginar la redacción y tratamiento de los servicios de seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas, que eran los encargados de ejecutar las decisiones que se tomaban sobre esos seres humanos.

Mario Benedetti escribió que un torturador no remedia nada suicidándose, pero que algo es algo. Lo que acaba de pasar con la decisión de la Cancillería debe, necesariamente, ser el inicio de la desclasificación de los archivos de las dictaduras. El más ruin intercambio de información para decidir el destino de cientos o miles de seres humanos sigue con candado; y la llave la tiene la democracia desde hace más de 30 años.

La desclasificación de esos documentos no resolverá en casi nada el mal hecho. Pero podría servir por ejemplo para saber algo sobre los desaparecidos, tal vez incluso para encontrarlos. Seguro que servirá para mostrar casi de cuerpo entero a los canallas y a sus herederos políticos. Podría ser una de las mejores lecciones que nos ayude a apostar por la democracia.

Si la Cancillería tenía sus archivos secretos, a estas alturas es imposible seguir sosteniendo que en las Fuerzas Armadas no existe ese tipo de documentos. A estas alturas también es imposible no hacer nada para desclasificar los archivos de la dictadura sin convertirse en cómplices del asesino y el torturador. La desclasificación tal vez no remedie mucho, pero algo es algo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia