Columnistas

Desocultamiento del arte

Este tipo de exposiciones abiertas inducen a reflexionar que el arte es conocimiento y liberación.

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

22:52 / 08 de junio de 2016

El personaje fundamental de las ciudades fue desde siempre el habitante, quien se mostró como el silencioso caminante de las calles, para luego convertirse en el motivo de creación de las distintas expresiones urbanas culturales. Sin embargo, hoy el espacio público en ciertas urbes corre el riesgo de ser privatizado y sustituido por centros comerciales, ya que el objetivo principal no es el encuentro entre ciudadanos, sino el consumo.

Desde el 28 de mayo hasta el 23 de junio se exhibe en El Prado de La Paz una muestra de obras fotografiadas pertenecientes a la colección de pintura del Museo del Prado de Madrid. Esto nos recuerda que desde 1907 artistas como Rodín, en París, comenzaron a pensar que sus creaciones, como El Pensador, debían permanecer al aire libre para que “estuvieran al alcance de todo el mundo, rompiendo así barreras entre el arte y el ciudadano”.

De esa manera, el Arte Accional se hizo presente haciendo gala de modalidades que realzan a una ciudad por sus actividades artísticas, que no solo buscan influir en el pulso de la vida urbana, sino que además se abren a otros conceptos de cómo hacerla vivir, lo cual también se puede lograr por medio del arte. Se trata de una experiencia cultural que logra bajar el arte a la calle, donde se muestra y expone en otras dimensiones como es el observar creaciones artísticas en un espacio público abierto, olvidando todo principio clásico y conservador del paradigma museológico, que crea límites. Si bien esta experiencia en las calles no sustituye a las salas de exhibiciones, reconoce otras formas de acercar el arte a la ciudadanía, con nuevas prácticas expositivas encaminadas a que los excluidos de la oferta cultural conozcan el “arte de proximidad”. Esta vez se hizo con bellos cuadros instalados en pleno centro paceño, que expuestos amablemente y bien distribuidos han permitido a la población disfrutar caminando en medio de obras de grandes artistas como Goya, Rembrandt y Velázquez, entre otros.

Por demás está afirmar que este tipo de exposiciones de cuadros pintados con excelencia inducen a reflexionar que el arte es conocimiento, y que una muestra puede redescubrir a un paseo como El Prado o poner en evidencia su desaprovechamiento como el centro más expectativo para exhibiciones de arte abiertas. La Paz está cansada de los toldos que todos los domingos exponen trabajos manuales, olvidando la riqueza cultural que tiene esta ciudad. De ahí que la exhibición de arte arriba mencionada invita a pensar a quienes dirigen esta urbe que La Paz merece y necesita otro tipo de muestras culturales abiertas, como por ejemplo de artesanía y tejidos o de arte conceptual que colabore al ciudadano a entender y descubrir su proceso de ideación como producto mental-conceptual.

No cabe duda de que la exposición del Museo del Prado ha sido capaz de recordarnos, por una parte, la necesidad de comprensión del espacio público como ente vivo en constante transformación y, por otra, que el arte desde siempre desoculta verdades y realidades acerca de que la población anhela un mayor conocimiento y contacto con la cultura universal. Una especie de cómplice para hacer entender que el arte es parte de la trascendencia de la humanidad.

Goethe opinaba: “Yo creo en los valores espirituales, en el arte, y yo mismo he experimentado que las obras de arte pueden promover la trascendencia. Nos dejan entrever que estamos profundamente insertos en algo más grande, que no podemos comprender tan fácilmente”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia