Columnistas

Despedida

Luego de 16 años de hacer periodismo cultural en La Razón, hago una pausa no sin dar las gracias

La Razón / Mabel Franco

00:00 / 21 de julio de 2013

Por qué hacer periodismo cultural? Pues, entre varias respuestas que cada quien que asume esta responsabilidad tiene, una se me viene a la mente luego de una velada vivida el jueves en el Espacio Simón I. Patiño. Ese día, las actrices Norma Merlo, Maritza Wilde y Marta Monzón subieron al escenario para rendir homenaje a Franca Rame, la teatrista italiana fallecida este año. Verlas poniendo en acción ese acto esencial para el ser humano: la comunicación; borrando distancias de tiempo y espacio; entregándose en cuerpo y alma para crear un instante de intenso contacto con el público, tratando de conectar con la emoción de éste y con su intelecto. Ser testigo conmovido de ellos es lo que justifica ese hacer periodismo. Porque uno, periodista como es, se pregunta: ¿Cómo puede la gente, ahí fuera de Patiño, no saber que aquello está pasando? ¿A quién atribuirle que se lo esté perdiendo? ¿Cómo podríamos evitar tal oportunidad perdida? Información, es la respuesta. Información lo más amplia posible, lo más atractiva, lo más oportuna como para abrirse paso entre la maraña de lo importante —que la sociedad ha decidido que son la política y la economía— y lo espectacular —el escándalo, lo escabroso—.

La Razón, periódico del que hoy me despido, luego de 16 años de trabajo, ha abierto esos espacios de distintas maneras. Y me ha permitido ser parte de algunos de ellos. Tengo que agradecer a Jorge Canelas, Gustavo Guzmán, Juan Carlos Rocha, Germán Araúz, Grover Yapura, Amparo Canedo, Edwin Herrera y Claudia Benavente por todo ello.

Con aciertos y errores, sin duda, he tratado de responder a esa confianza. Quien ha ganado, siempre, he sido yo, pues sin idealizar a los artistas —una parte, solamente, de ese universo que implica hablar de los creadores de cultura—, está muy claro para mí (perdón por tanta primera persona) que la mente y el espíritu se abren, se sanan, ante un libro, una película, una obra musical, una pieza de danza, una actuación teatral, como no sucede ante una pelea entre políticos o ante un acto de corrupción.

Cómo no agradecer también otra confianza, la de las “fuentes”, tantas y tantas personas que me abrieron las puertas de sus hogares y de su vida para contar, a través mío, no sólo acerca del proceso creativo, sino también de su vida.

Maritza Wilde está ya empeñada en organizar el Festival Internacional de Teatro de La Paz (Fitaz 2014); Norma Merlo cuenta cuentos en la radio. Marta Monzón volverá a actuar, seguramente. Espero —lo exijo, es un  derecho— enterarme de esas actividades y de tantas otras a tiempo para no perdérmelas.

Periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia