Columnistas

Despreciada media

Un incremento de la clase media va más allá de un cambio de estatus, es un signo de equidad social.

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

02:24 / 21 de febrero de 2013

En América Latina, 73 millones de personas abandonaron las filas de los pobres en la última década, según el informe de noviembre de 2011 del Banco Mundial. En ese mismo tiempo, los latinoamericanos aumentaron su permanencia en la escuela a ocho años por alumno, subiendo en tres años con relación a la década anterior. Entre  2001 y 2011, 70 millones más de mujeres se incorporaron al mercado laboral, jugando un papel fundamental en la reducción de la pobreza y el movimiento económico de sus países. Esta nueva situación hace que actualmente 180 millones de personas, en América Latina, se consideren de clase media, al constatarse que incrementaron sus ingresos entre 10 y 50 dólares diarios, que se hicieron propietarios de una vivienda, que cambiaron a sus hijos a una mejor escuela, que éstos permanecieron por más tiempo en ella y que accedieron o mejoraron su acceso a servicios básicos.

Los países con un mayor porcentaje de clase media en Latinoamérica son Brasil, México, Costa Rica y Argentina. Entre los de menor porcentaje están Bolivia, Ecuador, El Salvador, Honduras y República Dominicana. Para el caso de Bolivia, recurrimos al informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 2011, según el cual, la clase media boliviana aumentó del 30% al 36% en los últimos diez años.

La clase media boliviana es heterogénea, multicultural y en su mayoría urbana; ocho de cada diez viven en alguna de las principales ciudades del país, constituida por 3,6 millones de personas, de las cuales el 63% forma parte de una “clase media vulnerable”. Se trata de familias que lograron cubrir sus necesidades básicas, como educación y salud, pero que ante un evento inesperado podrían volver a la línea de pobreza. El informe del PNUD destaca que en Bolivia 2,3 millones de personas “son vulnerables”. En ellas se debe incidir  con políticas públicas que las distancie definitivamente  de la informalidad y la precariedad, permitiendo su acceso al empleo formal, con capacitación técnica en sectores dedicados a la producción, e industrialización, con planes de vivienda en áreas de construcción segura, entre otras medidas.

El aumento de la clase media tiene un significado que va más allá de la simple movilidad social, vista superficialmente como cambio de estatus. El verdadero significado está en que tres de cada diez bolivianos que pasaron a ser de clase media se insertaron en ocupaciones mejor remuneradas que sus padres, que el 80% de los hijos procedentes de familias sin educación alcanzó al menos el nivel primario. Un incremento de la clase media es un signo de equidad social, que no se puede soslayar al realizar planes de desarrollo sostenible.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia