Columnistas

Discordancias

La dinámica comercial cambió la morfología de La Paz por el crecimiento desmedido de los primeros migrantes

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

00:09 / 19 de julio de 2018

Escribir sobre La Paz es un desafío, mucho más cuando se refiere a su proceso urbano. Si bien se cuenta con una infinidad de escritos al respecto, no todos colaboran a la comprensión histórica de su desarrollo y los hechos que determinaron su realidad actual. De ahí que decidimos abordar algunos momentos relevantes para terminar de comprender los motivos discordantes que afectaron el desarrollo de esta ciudad.

Desde la llegada y asentamiento provisional de los españoles en un caserío indígena, se puede comprender la dimensión de las diferencias de ambas culturas. Así, la partición de la plaza, un lado para los peninsulares y el otro para los indígenas, fue la primera discordancia visible, la cual se fue reduciendo gracias a la interacción de unos con otros, que llevaría a la conformación de la sociedad mestiza, pese a que nunca dejó de existir la criolla.

En cuanto a la elección del lugar para el trazado de la ciudad española, se optó por un territorio relativamente amplio pero elevado. Esto, supuestamente, para protegerse de cualquier amenaza futura, lo cual sucedió. Empero, lo discordante de aquello fue que esa cuadrícula no respondía a ese abrupto piso topográfico, lo que llevó a proyectar calles con grandes pendientes, como por ejemplo la Ayacucho. Una falta de comprensión de lo que planteaba la naturaleza y que exigía un lógico seguimiento de las curvas de nivel. A pesar de ello, ese trazado tipo damero partió de un centro urbano donde se edificaron la primera iglesia y el cabildo.

Ya en el siglo XVIII, la parroquia indígena de San Francisco se transformó en el lugar más dinámico de la ciudad por el trajín del comercio, y se consolidó a partir de las nuevas edificaciones y sus diversos estilos; hecho que perfiló el futuro de La Paz como una ciudad comercial. Lo discordante fue que esa dinámica comercial cambió la morfología de esta urbe por el crecimiento desmedido y desordenado de los primeros migrantes.

En cambio, en el siglo XIX el traslado de la sede de gobierno de Sucre a La Paz, junto con los recursos humanos y económicos, fue posiblemente lo más concordante para su crecimiento y su edificación. Se habilitaron caminos que conducían a nuevos barrios, por ejemplo Obrajes. También se demolió el cerro Santa Bárbara para acceder a Miraflores y al Sur de la ciudad. Asimismo, se construyó la Av. Arce hacia Sopocachi; y a lo largo de la alameda se edificaron las casas más bellas de la ciudad.

La historia de esta urbe no deja de sorprender por los distintos hechos que sucedieron y que transformaron la dirección de la sociedad. Asimismo, el centro histórico evolucionó con la construcción de los palacios de Gobierno y Legislativo, donde hasta hoy se determina el futuro del país. Lo discordante radica, empero, en que es uno de los lugares más densamente construidos, y a pesar de ello se siguen erigiendo edificios que resultan sobredimensionados en proporción al conjunto urbano-arquitectónico.

Ya en el siglo XX, La Paz tuvo un amplio crecimiento poblacional y la nueva migración se apropió de las laderas. En ello, lo discordante fue la falta de estrategias urbanas y de planificación de esos sectores. Mientras que el centro y el sur citadinos empezaron a convertirse en espacios privilegiados por la evolución de su arquitectura.

No cabe duda de que La Paz es una ciudad compleja; por tanto, siempre serán necesarias políticas de desarrollo urbano integral que fortalezcan su estatus de sede de gobierno y que estén acompañadas de mayor inversión económica.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia