Columnistas

Discriminación racial

Nadie, de buen agrado, estaría dispuesto a que se lo identifique como miembro del grupo discriminado

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado

00:48 / 11 de octubre de 2014

Que en nuestro país se presenta un alto grado de discriminación en contra de los grupos originarios, fenómeno que se presentaría especialmente en los centros urbanos, al parecer es algo que no estaría en duda. Sin embargo, mientras realizaba el procesamiento de algunos datos para una investigación de mayor alcance, me encontré sorprendido por el dato que me lleva a escribir el presente artículo.

Comencemos poniéndonos de acuerdo en lo que entenderemos como discriminación étnico-racial. Podemos decir que este tipo de discriminación hace referencia a un trato negativamente diferenciado, restrictivo o hasta excluyente en contra de un grupo humano determinado. Discriminación que estaría basada en los hábitos, costumbres, indumentaria, cultura, idioma y creencias e incluso en las características físicas de las personas, vale decir, color de piel, cierto tipo de facciones, color de cabello y otros.  

Este tipo de discriminación negativa en contra de ciertos grupos humanos estaría reflejado en el no reconocimiento de sus aptitudes, talentos y formación, simplemente porque pertenecen al grupo discriminado; así como también en el hecho de que se haría patente en el menoscabo del ejercicio de sus libertades y derechos en las esferas políticas, económicas, sociales y culturales.   

La racionalidad humana, la lógica  e incluso el simple sentido común nos conducen a pensar que nadie, de buen agrado, estaría dispuesto a que se lo identifique como miembro del grupo discriminado. Por el contrario, los individuos actuarían de forma tal que ello les permita ocultar o disfrazar ciertas características para no ser identificados con el grupo que sufre la discriminación.

Lo anteriormente señalado se contradice con el siguiente dato estadístico. En la Encuesta de Hogares de 2012, llevada a cabo por el INE, tomando a los jefes de hogar de las ciudades de La Paz y El Alto, se preguntó cuál había sido el idioma en el que aprendieron a hablar. 36% respondió que lo había hecho en un idioma originario, de lo que podríamos inferir que este porcentaje corresponde a personas de origen nativo. Asimismo, se preguntó si se identificaban con un pueblo originario. La reflexión de los párrafos precedentes nos llevaría a esperar que este porcentaje debería ser bastante menor al 36%, en tanto que nadie desearía ser identificado con el grupo discriminado. No obstante, los datos nos muestran que 38% de los encuestados se identificó como perteneciente a un grupo originario, porcentaje mayor al establecido por el idioma en que aprendió a hablar. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia