Columnistas

¿Diversificación económica?

¿A qué se debe que la economía del país no haya podido alejarse del modelo primario-exportador?

La Razón / Gabriel Loza Tellería

02:10 / 15 de junio de 2013

Uno de los temas centrales en América Latina fue la necesidad de la diversificación económica, asunto que en los 50 dio lugar a la tesis de Prebisch sobre la industrialización como alternativa a la exportación de materias primas. Prebisch sostenía que la estructura económica era importante, y que la especialización de los países en industrias primarias o en manufacturas era un factor notablemente influyente en su desempeño económico.

Sesenta años después, América Latina, según la CEPAL, exporta un 61% en productos primarios y el grado de industrialización es del 15%, que corresponde a la participación de la industria manufacturera en el PIB regional. Por otra parte, se dice que desde los 80 hubo un proceso de reprimarización de las exportaciones y desindustrialización de la actividad económica.

En el caso boliviano, la industria textil se inició después de 1930 con una política proteccionista, y en los  40 se creó la famosa CBF, con el fin de promover la integración física y la diversificación productiva. Posteriormente, la revolución del 52 tuvo como bandera la diversificación económica y en el gobierno de Ovando se elaboró la Estrategia de Desarrollo 1971-199, la cual postulaba la industrialización del país con base en los polos de desarrollo. A partir del DS 21060 no se volvió a discutir el tema de la industrialización, e incluso cuentan que en una reunión de la Cámara Nacional de Industrias con el expresidente Sánchez de Lozada, éste, con su humor gringo, les dijo: “¿Y ustedes todavía existen?”. En 2006, con el Plan Nacional de Desarrollo (PND), se planteó cambiar el modelo primario exportador, conformar la matriz productiva y lograr un tejido productivo más integrado.

Los datos al 2012 muestran en Bolivia una participación del sector industrial del 10% en el PIB y, según la CEPAL, un 95,5% de exportaciones de productos primarios, con base en la clasificación uniforme del comercio internacional. ¿A qué se debe que la economía boliviana no haya podido alejarse del modelo primario-exportador, a pesar del PND, que plantea utilizar el excedente del sector estratégico para la diversificación productiva y el desarrollo social? La industrialización empezó con el Mutún, la planta separadora de gas y el litio. Sin embargo, el cambio estructural no es un proceso automático y necesita una apropiada dirección especialmente en los países con fuertes ventajas comparativas en recursos naturales, como señala Rodrik, un propulsor de la política industrial. La industrialización de los recursos naturales no renovables es un proceso tecnológicamente complicado, con requerimientos mínimos de tamaño de mercado.

Tampoco es fácil convertirse en exportador de manufacturas con la competencia de los países asiáticos y China. Así, no nos vamos a convertir en un Bangladesh para las transnacionales con bajos salarios y condiciones laborales inhumanas. Es difícil conformar cadenas del valor, se requiere contar con infraestructura tecnológica, física y de transporte y recursos humanos capacitados, porque la competitividad es sistémica.

Por último, el país debe repensar que en un mundo de escasez de materias primas, el sector extractivo va a ser por mucho tiempo importante, especialmente los hidrocarburos. El problema es el destino del excedente económico generado, que permita diversificar la economía, aumentar la productividad, generar empleo y, además, que la industria extractiva sea compatible con el medio ambiente y con la comunidad social donde se localice.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia