Columnistas

Dolarización

La dolarización es la acción racional de las personas para protegerse cuando sus activos pierden valor

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado

00:07 / 02 de agosto de 2014

Es posible que usted no recuerde sobre esta situación, lo cierto es que, desde algunos años, este fenómeno ha dejado de estar presente en nuestra economía y, lo que es más, a fuerza de repetición, se nos ha hecho creer un montón de tonterías, por ejemplo, que la dolarización era antinacional o que era una idea imperialista. Pero, por más que se repita mil veces una tontería, no deja de ser una tontería.

La dolarización no es nada más que la acción racional de los individuos para protegerse cuando sus activos, es decir el esfuerzo de su trabajo, pierden valor; y no tiene ninguna connotación política o ideológica, exactamente igual que después de un naufragio usted elegirá el madero más firme para asirse, sin importarle el color del mismo. Cuando una moneda, digamos el boliviano, comienza a perder valor, los individuos precautelarán el valor de sus activos colocándolos en otra moneda: el dólar, el euro, el yen, o cualquier otra que no esté sufriendo caídas en su poder adquisitivo. Alternativamente pueden resguardar su patrimonio colocándolo en oro, en bienes raíces o cualquier bien que no pierda valor y tenga aceptación general.

Esta acción práctica, no ideológica, ha conducido a que Panamá, hace más de un siglo, adoptara el dólar como moneda para sus transacciones, aprovechando que ello le daría mayor dinámica al comercio que transita por su territorio, conectando los océanos más grandes y abriéndose las puertas al mercado norteamericano que, sin duda, es el mercado más grande del mundo. El Salvador siguió el mismo camino, lo que le permitió bajar las tasas de interés y hacer de su país un lugar atractivo para las inversiones. De la misma forma Ecuador adoptó el dólar como instrumento monetario, y logró pasar de ser uno de los países con mayor inflación en Latinoamérica a uno de los de más baja inflación en la región.

La ventaja más importante de un proceso de dolarización es la seguridad de que los gobiernos de turno no podrán asaltar los recursos de la población mediante el envilecimiento de la moneda, tal cual Adam Smith nos enseñó hace más de 200 años: “Por medio de estas operaciones, los príncipes y soberanos que acuñaban la moneda descubrieron como que podían pagar sus deudas y cumplir sus obligaciones con una cantidad menor de plata de la que en otro caso hubieran necesitado. Más fue solamente en apariencia, porque, en realidad, los acreedores se vieron defraudados en gran parte de lo que se les debía”. Recordemos que todos los que tenemos parte de nuestro patrimonio en dinero líquido, léase bolivianos, somos acreedores. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia