Columnistas

Dolor de muelas

Las caries y la mala constitución dental española es un legado que hasta hoy nos causa padecimientos

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado

02:46 / 14 de marzo de 2015

Cuando los europeos llegaron a las tierras del Nuevo Mundo, junto a grandes avances trajeron también un conjunto de enfermedades infecciosas y endémicas que tuvieron un papel decisivo en las conquistas europeas. Los aborígenes americanos no estaban preparados genéticamente para contrarrestar los virus y bacterias del Viejo Mundo, por lo que incluso aquellas enfermedades relativamente benignas en Europa fueron mortíferas en América. Junto a la viruela, el sarampión, la gripe, la peste bubónica, el tifus y varias otras, los españoles nos trajeron las caries dentales, y su mala constitución dental fue el legado genético que hasta hoy nos causa muchos padecimientos.

La salud bucal de los conquistadores y posteriores colonizadores era realmente pésima. El rey no dejaba que se le acerquen sus súbditos a menos de cinco metros de distancia, porque el aliento de ellos era insoportable. Muchas jóvenes españolas a sus 15 años habían perdido toda su dentadura y utilizaban prótesis hechas de madera.

Los españoles que llegaron al Nuevo Mundo se encontraron con que nuestras jóvenes tenían buena dentadura y no tenían el mal olor de las coquetas españolas. Seguramente éste era un gran atractivo para poder besarlas, cosa que era casi un castigo en España. Lamentablemente, es posible que estos besos fueran los principales transmisores de las bacterias generadoras de caries, más allá de la herencia genética de la mala dentadura que nos transmitieron nuestros antepasados ibéricos.

Como si quisieran expiar los dolores que nos causaron sus ancestros, un equipo de científicos españoles, de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana, dirigidos por el destacado Dr. Alejandro Mira, habría descubierto un tipo de bacteria que actúa como escudo en contra de las caries. Este microorganismo crearía alrededor de nuestros dientes una zona de protección que impide el crecimiento de las baterías causantes de las caries. De acuerdo con las pruebas realizadas por el Centro de Odontología de Amsterdam, efectivamente este microorganismo, descubierto por los españoles, reduciría entre tres y diez veces el ambiente favorable para el desarrollo de las baterías causantes de las caries.

De confirmarse este descubrimiento, es posible que este microorganismo dentro de poco pudiera estar a nuestra disposición en un enjuague bucal y adiós a las caries y el dolor de muelas. Para muchos de nosotros, que durante muchos años sufrimos de la herencia que nos dejaron los españoles, es un poco tarde, pero más vale tarde que nunca. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia