Columnistas

Ébola, verdad o mentira

Corresponde preguntarse si los controles sanitarios no son utilizados como control político

La Razón (Edición Impresa) / Rolando Morales Anaya

00:04 / 14 de noviembre de 2014

Se ha reportado hasta el presente 5.000 defunciones en el mundo debido al virus del ébola, aunque estimaciones extraoficiales dan cuenta de cerca de 10.000 muertes, lo que ha causado pánico en todas partes; pero comparada con la incidencia de otras enfermedades, puede decirse que es un fenómeno de poca magnitud. Por ejemplo, en 2012 el número de defunciones debidas al VIH fue de 1,5 millones; la diarrea segó la vida de 1,5 millones de personas, sobre todo niños; la tuberculosis mató a 900.000 personas; las muertes maternas llegaron a 289.000.

El virus del ébola es poco contagioso comparado con otras enfermedades, pues solo hay riesgo de contagio por intercambio de fluidos corporales con una persona enferma, lo que difícilmente puede ocurrir en un avión, tren, en un bus o en cualquier otro lugar que no sea un centro de salud o en el entorno familiar del enfermo. Contrastando con ello, algunos tipos de tuberculosis son altamente contagiosos, las diarreas pueden sobrevenir como consecuencia de la falta de higiene del medio ambiente, etc.

Algunas autoridades de salud declararon que el ébola merece mucho cuidado, porque una vez que alguien enferma, su probabilidad de muerte es grande, contrariamente a la tuberculosis, diarrea, VIH, etc. ¿Pero, entonces por qué muere tanta gente de estas otras enfermedades?, ¿por falta de atención?, ¿por falta de recursos? ¿Por qué las otras enfermedades no merecen la misma atención que el ébola? ¿Hay alguna información que desconoce la opinión pública?

Como forma de combatir el ébola en Estados Unidos y Europa se mide la temperatura corporal de los pasajeros que llegan a los aeropuertos. Cuando alguien enferma y más aún si muere, la prensa del mundo narra el evento en primera página. A la última reunión de movimientos sociales organizada por el Papa se presentó una mujer de piel morena, con los dientes bien blanquitos y con una sonrisa de oreja a oreja, rodeada de dos enfermeros para contarle al Papa que era sobreviviente del ébola en medio de una gran parafernalia de la prensa. En las últimas elecciones legislativas en Estados Unidos, el Partido Republicano alentó la fobia contra el ébola para desacreditar al gobierno de Obama, a su política sanitaria y de migración.

Para ayudar a combatir el ébola, Estados Unidos mandó 5.000 soldados a África, un continente que se encuentra en plena ebullición política y militar y que sigue sufriendo enfermedades como malaria, lepra, diarreas y enfermedades respiratorias que son la causa de millones de muertes de niños. En Europa y en EEUU los sospechosos de traer el ébola son las personas de piel morena y los árabes, por lo que corresponde preguntarse si los controles sanitarios en los aeropuertos no son utilizados como control político.

Nuestro Presidente decidió regalar 1 millón de dólares al mundo para combatir esta enfermedad, pero ¿no hubiera sido mejor asignar esta suma al cuidado de los niños con cáncer o a disminuir la mortalidad infantil que sigue siendo inadmisiblemente alta en Bolivia?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia