Columnistas

Ecografía obstétrica

Este tipo de ecografías tiene objetivos concretos dependiendo del periodo de gestación

La Razón / Luis Kushner

01:19 / 18 de abril de 2012

El ecógrafo, instrumento creado en los 70, ha logrado imponerse de forma masiva en el trabajo actual de los obstetras en todo el mundo. Su uso se ha universalizado en el cuidado y vigilancia fetal, y ha pasado de ser una máquina en la que se puede observar al bebé en su estado real, a convertirse en un método esencial para reducir la mortalidad perinatal, especialmente si se utilizan sus aplicaciones anexas como el denominado Doppler.

Actualmente en todos los centros médicos de tercer nivel existe un aparato de éstos, que se emplea en la atención de casi todas las pacientes obstétricas. Sería altamente beneficioso que centros de salud primarios y secundarios también cuenten con dicha tecnología, porque con una ecografía bien hecha se puede identificar a los nonatos con riesgo. Desafortunadamente ese hecho aún no se cumple en nuestro medio.

¿Qué evalúa la ecografía obstétrica que la hace tan importante en la actividad rutinaria de la medicina perinatal? Este tipo de ecografías tiene objetivos concretos dependiendo del periodo de gestación en que se encuentre la madre. En el primer trimestre de embarazo sirve para evaluar la vitalidad del embrión, concretar la edad gestacional, calcular la fecha probable del parto, examinar si se trata o no de un embarazo múltiple (gemelos, trillizos, etc.) y evaluar la posibilidad de una amenaza de aborto por desprendimiento de placenta. En el segundo trimestre, los objetivos de la ecografía son visualizar signos indirectos de sospecha de alteraciones genéticas, que alertan sobre la probabilidad de que el bebé pueda tener algún trastorno, como síndrome de Down.

La ecografía entre las 20 y 24 semanas de gestación sirve para realizar una valoración completa de la anatomía del feto, el detalle anatómico de la cabeza, cuello, tórax, abdomen y extremidades. Por medio de esta evaluación, se puede descartar cerca del 90% de malformaciones mayores que pudieran afectar el desarrollo en la etapa posnatal. Finalmente, la ecografía del último trimestre permite estimar el peso al nacer, localización final de la placenta, alteraciones de posicionamiento fetal, la cantidad de líquido amniótico, el grado de maduración placentaria, así como el desarrollo completo del bebé y todas sus estructuras; todo ello para obtener información valedera a la hora de informar a la paciente sobre el estado de salud de su bebé. Existen otras aplicaciones de mayor complejidad que se realizan en embarazos en los que hay sospecha de anormalidades y por indicación médica específica.

Por todo lo expuesto, es deseable que las autoridades del rubro doten de esta tecnología a los centros de salud, desde luego incorporando nuevos y más médicos especializados en Obstetricia y Ecografía, pues sin ellos las máquinas resultan inútiles.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia