Columnistas

Economía del conocimiento

El conocimiento es creatividad en tiempo real, y de aquí surgen dos características fundamentales.

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

00:00 / 03 de marzo de 2018

Al contrario de lo que cree el estatismo o el mercantilismo (el materialismo, en definitiva), la riqueza de un país no viene dada por sus recursos naturales ni por su producción en bienes materiales. Ya decía Frank Tipler que “lo que el sistema económico produce no son cosas materiales, sino conocimiento inmaterial”. Aunque Japón lo deja claro con su riqueza en un territorio pequeño y de naturaleza poco favorecida, el auge de la economía del conocimiento lo corrobora.

La economía basada en conocimiento (EBC), o industria del conocimiento (Knowledge economy en inglés), utiliza el conocimiento para generar valor y riqueza por medio de su transformación a información. Abarca rubros como la educación, investigación y desarrollo, alta tecnología, informática, telecomunicaciones, robótica, nanotecnología e industria aeroespacial. Desde finales del siglo XX, la inversión en capital intangible ha crecido en mayor medida que el capital tangible.

La información son datos procesados, tarea que puede realizar cualquier computadora o robot; pero el conocimiento significa formas, métodos y modos de abordar y resolver problemas; significa, entre muchas otras cosas, know-how (saber hacer),  o herramientas o medios de producción para producir, a su vez, más conocimiento o productos y servicios con valor agregado, útil y cuantificable. Es decir que el conocimiento es creatividad en tiempo real; y de aquí surgen dos características fundamentales.

Primero, al ser creatividad en tiempo real solo las personas pueden realizarla, ya que las computadoras o robots están diseñados precisamente para ser transmisores de información fidedigna; es decir que una máquina  que fuera “creativa” y que no trasmitiese información ya corroborada estaría fallando. Segundo, de aquí se desprende lo contraproducente que resultan las leyes y regulaciones estatales, en tanto limitan o impiden que las personas busquen creativamente en tiempo real las soluciones a todos los problemas.

Ciertamente el conocimiento crece a un ritmo que se autoacelera, al punto que hoy es imposible estar al tanto de los avances científicos que se producen diariamente. Sin embargo, debido a su fuerte estatismo, según un reciente estudio, el 98% del valor de las exportaciones de Venezuela proviene de materias primas, el 86% en Ecuador, el 75% en Colombia, el 72% en Bolivia, el 71% en la Argentina, el 61% en el Perú y en Chile, y el 56% en Brasil. A nivel global, este mercado, que lidera Estados Unidos, moviliza exportaciones por $us 900.000 millones anuales.

Tomemos por caso a Argentina que, según la OMC, ocupa el puesto 24 a nivel mundial en exportaciones de servicios basados en conocimiento (SBC): investigación y desarrollo, propiedad intelectual, servicios culturales, profesionales, técnicos, de computación, gestión y consultoría. Durante el primer semestre de 2017, las exportaciones de este sector, que en Argentina emplea a 1,4 millones de personas (casi el 10% de su fuerza laboral), sumaron $us 2.975 millones, 27% más que el periodo anterior; y $us 2.393 millones por las importaciones. Y es el sector de software el que experimenta el mayor dinamismo en creación de empleo, aunque las tres cuartas partes del mercado laboral privado formal de SBC corresponde a las actividades de inversión + desarrollo (I + D) y servicios empresariales, profesionales y técnicos. En tanto que la remuneración anual promedio, a junio de 2017, se ubicaba en $us 18.900, 4,9% por encima del salario medio.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia