Columnistas

Economía de la felicidad

Bután es la prueba de que otro modelo político, económico, social y cultural es posible

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Ichaso Elcuaz

00:02 / 29 de enero de 2015

No hubo revuelta ni protesta, como en otras monarquías. En 2006 el sabio rey de Bután, Jigme Singye, abdicó para que su nación pudiese adoptar el sistema de democracia constitucional, en un pequeño país de 700.000 habitantes ubicado entre India y China, dos potencias mundiales gigantescas. ¿Por qué renunciaría un rey amado y respetado por sus súbditos? ¿Por qué consideró que sus connacionales serían más felices participando en las decisiones políticas, lo que elevaría el PIB de la felicidad colectiva?

Bután, a decir de las Naciones Unidas, es el país más feliz del mundo. El 90% de sus habitantes se declaran felices o muy felices. En un territorio geológicamente hostil, ha logrado 60% de cobertura de bosques. Es la única nación del mundo con huella ecológica positiva, tiene 1.000 especies vegetales y animales que no existen en otro lugar del mundo y 140 medidores de progreso. Practica la economía comunitaria y social, el comercio justo, el empoderamiento de la mujer, tiene 99% de escolaridad y el eje de su desarrollo es la realización espiritual de las personas. Un modelo disruptivo y caso único del planeta.

En 2009, el presidente francés Nicolas Sarkozy convocó a 25 expertos para analizar el grado de insatisfacción reflejado en las estadísticas económicas y sociales. Los prestigiosos premios Nobel de Economía Joseph Stiglitz (EEUU) y el bengalí Amartya Sen lideraron la investigación que duró 18 meses. Las principales recomendaciones fueron que el bienestar debe ser medido con una batería de indicadores no materiales; poner énfasis en la perspectiva de los hogares; dar más importancia a la distribución de los ingresos que a su crecimiento; mejorar las estadísticas de salud, educación, actividades personales, relaciones sociales y condiciones ambientales, con una evaluación exhaustiva de las desigualdades; la medición de bienestar, objetiva y subjetiva, con información esencial sobre la vida, experiencia y prioridades de cada persona; los aspectos ambientales de sustentabilidad medidos por indicadores físicos preseleccionados cuidadosamente; etc.

A cinco años de este estudio, trasladamos sus conclusiones al estado de situación en que nos encontramos al inicio del tercer mandato de Evo Morales en Bolivia y a pocas semanas de las elecciones subnacionales. Está visto que la “gloBOBAlización” y un mundo sometido a las fuerzas del mercado ya no son disculpa ni argumento para resignarnos a la economía del dinero, la especulación y la corrupción. Bután, en medio de las nuevas potencias mundiales, es la prueba de que otro modelo político, económico, social y cultural es real, existe, y por tanto, es posible. Bolivia, en medio de los coletazos de grandes economías como Chile, Perú, Argentina y Brasil, tiene la opción de enderezar el camino disruptivo hacia la economía de la felicidad. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia